Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales

Última actualización:
2024-07-15 15:41

LA CUMBRE UE-CELAC: UN EJEMPLO DE COOPERACIÓN ESTRATÉGICA

Publication Date: 04-09-2023

La Cumbre entre la Unión Europea (UE) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), celebrada los días 17 y 18 de julio de 2023 en Bruselas y enmarcada en la Presidencia española del Consejo de la Unión Europea, fue el primer acercamiento de este tipo en ocho años, y cimenta el reinicio del diálogo político entre dos aliados y actores de importancia internacional. Tras presentar “La nueva agenda de relaciones entre la UE y ALC para una asociación más sólida”, propuesta que marcó un hito previo a la Cumbre en cuanto a la cooperación regional, la comunidad internacional siguió con atención la visita de la presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula Von der Leyen, a la región. Durante su gira, la máxima autoridad del poder ejecutivo comunitario visitó Brasil, Argentina, Chile y México (entre el 12 y el 16 de junio), para reunirse con sus líderes y presentar propuestas concretas asociadas a esta “nueva agenda” que se financiará con fondos de la Iniciativa Global Gateaway, una de las apuestas más prominentes de la UE para fomentar la cooperación entre la Unión y sus socios latinoamericanos.

Previo a la Cumbre, se llevó a cabo el “Foro UE-América Latina y el Caribe: socios para el cambio”, en el que jóvenes, sociedad civil y autoridades locales trabajaron para robustecer la participación de este sector clave en la toma de decisiones de los veintisiete Estados miembros de la Unión Europea y los 33 países de América Latina y el Caribe. Las sesiones fueron fructíferas, y se concretó como uno de los grandes logros la asignación de 43 millones de euros por concepto de ayuda humanitaria a toda la región en 2023. La Unión Europea, haciendo gala del cumplimiento de su mandato para salvar y preservar vidas humanas, suma este fondo a las dotaciones ya asignadas de 11 millones de euros para Centroamérica y México, y 75 millones para Venezuela.

La cooperación para la paz y la estabilidad a escala mundial y multilateral fueron, junto con el comercio y la inversión, la recuperación económica, los esfuerzos para luchar contra el cambio climático, la investigación y la innovación, y la justicia y la seguridad, los temas que centraron los debates entre ambas regiones. Destacó la participación de América Latina y el Caribe en el Global Gateaway como el principal logro conseguido, garantía para una transición ecológica y digital justa, herramienta para hacer frente a las desigualdades, desarrollar industrias estratégicas y construir cadenas de suministro sólidas y diversas.

Por su parte, el anuncio de financiación (por valor de 800 millones de euros) emitido por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para proyectos de acción por el clima en Argentina, Brasil y Chile supone una gran noticia para favorecer el desarrollo y la transición energética regional. Dicho esfuerzo se enfocará en aspectos como la financiación del primer préstamo hipotecario residencial; la ampliación, modernización y mejora de las redes de transporte de electricidad; el fomento de proyectos de energías renovables o la instalación de paneles solares fotovoltaicos en domicilios particulares, pymes y negocios locales, y garantizará un impulso para promover el desarrollo y consolidar la ansiada agenda verde.

Asimismo, como resultado de la Cumbre, la UE presentó la “Agenda de Inversiones de Global Gateway con América Latina y el Caribe”, que incluye una lista de más de 135 proyectos en la región que engloban temas fundamentales como la transición ecológica, digital y justa. En el caso de México hay diversas iniciativas enfocadas en las energías renovables, el desarrollo de plantas solares y vehículos eléctricos, el impulso al desarrollo del mercado de bonos verdes, y la gestión integrada de recursos hídricos (saneamiento y gestión de inundaciones), así como la resiliencia sanitaria y la producción de vacunas.

Otro de los grandes logros de esta Cumbre es la Alianza Digital UE-ALC. Esta pone énfasis en el sector tecnológico y permite que ambas regiones cooperen en temas críticos para su futuro común, entre los que se incluye el diálogo sobre políticas digitales; la gobernanza de internet; las infraestructuras, la conectividad, la seguridad; la protección de datos: la inteligencia artificial y otras nuevas tecnologías digitales emergentes; el desarrollo de habilidades digitales; el emprendimiento y la innovación, y el comercio digital, así como ciertas áreas relacionadas con el espacio.

Finalmente, la Cumbre cerró con una declaración muy completa que incluyó temas críticos tanto para la Unión Europea como para la región latinoamericana. Aspectos como la guerra de Ucrania (donde hubo desacuerdos entre los distintos países), el refuerzo del sistema multilateral, el cambio climático, el desarrollo sostenible, la transformación digital, la asociación birregional de vacunas y medicamentos, la corrupción, la situación de Haití o el proceso de paz en Colombia centraron las conclusiones sobre aspectos clave en los que deben seguir trabajando en los próximos años.

Es indiscutible que la agenda de la Cumbre ha sido muy ambiciosa y que los retos a los que se enfrentan ambas regiones son enormes. Por eso, resulta fundamental seguir profundizando en esta cooperación estratégica en ambos lados del Atlántico para afrontar con garantías los desafíos del futuro y hacer de la alianza entre la UE y CELAC, la base de la paz, la prosperidad y el bienestar de ambas regiones.

*La autora es directora general del Global Youth Leadership Forum (Naciones Unidas, Banco Mundial y Gobierno de España). Es doctora en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid, España. Ha representado a México en el Business 20 (B-20) del G-20 en Alemania, Argentina, Arabia Saudita, Italia, Indonesia y la India. Sígala en Twitter en @GiorgianaCalvo. Giorgiana es miembro Asociada de COMEXI y miembro de la Unidad de Estudio y Reflexión "Unión Europea + Reino Unido, Islandia, Noruega, Suiza, Balcanes occidentales, Santa Sede.

Participación en El Economista