Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales

Última actualización:
2024-03-01 14:01

¿QUÉ ESPERAR DE LA XV CUMBRE DE LOS BRICS?

Publication Date: 23-08-2023

La próxima reunión del grupo formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, los llamados BRICS nos lleva a pensar sobre los retos mundiales y cómo los Estados asumen (o no) su responsabilidad para enfrentarlos juntos, es decir, sobre la complejidad e importancia de las Relaciones Internacionales para la construcción de paz.

Como grupo, BRICS emergió como una alianza estratégica económico-comercial entre las principales economías emergentes entre los años 2000 y 2001, quienes paulatinamente, asumieron el objetivo de reformar el sistema económico en aras de buscar un mayor equilibrio en el orden mundial. Sin embargo, sus respectivas desigualdades, así como sus distintas posturas en temas de diversa índole, han puesto en tela de duda sus alcances; por lo que su próxima reunión está cargada de expectativa e incertidumbre.

Por otro lado, la celebración de la cumbre se da en un contexto particularmente álgido a razón de la guerra entre Rusia y Ucrania, y la orden de aprensión girada en contra del presidente ruso Vladimir Putin por parte de la Corte Penal Internacional y su posible detención si llegase a pisar suelo sudafricano, situación que si bien ha sido superada por la decisión del mandatario ruso de no asistir a Johannesburgo y enviar en su representación al Ministro de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, pone de manifiesto una tensión que va más allá del propósito de la cumbre, ya que refiere al futuro acatamiento de las resoluciones de las organizaciones internacionales por parte de los Estados; lo que lleva a preguntarnos ¿qué tan ejecutables resultan dichas resoluciones si ello implica dinamitar alianzas o peor aún agudizar o provocar una guerra? Por tanto, la efectividad de las organizaciones internacionales necesita del ejercicio diplomático más allá de la buena fe.

Otro aspecto que se debe tomar en consideración, es lo referente a la economía internacional, recordemos que los BRICS surgieron como una estrategia de reestructuración bajo el liderazgo de sus miembros para hacer frente a la hegemonía de Estados Unidos. Así, los BRICS tienen la oportunidad de procurar un mayor equilibrio en la escena mundial a través de la diversificación de inversiones y mayores opciones comerciales; no obstante, ello requiere del combate a la corrupción, el apego a la transparencia y la rendición de cuentas, compromisos que desafortunadamente aún se encuentran pendientes en sus respectivos quehaceres políticos.

Por último y quizás uno de los aspectos más relevantes, es poner sobre mesa de discusión el cumplimiento de la agenda 2030 por parte de los BRICS, hecho que en su momento fue mencionado por el presidente chino, Xi Jinping, en el marco de la XIV Cumbre del BRICS. Recordemos que la manera de atender los grandes retos que dañan a las sociedades, como el hambre y la pobreza, es a través del desarrollo sustentable; por tanto, el cambio climático y las alteraciones a la salud ambiental, producto de las actividades humanas, deben ser temas prioritarios a tratar en la reunión, ya que si el objetivo de los BRICS es posicionarse como una alternativa a la “hegemonía occidental”, se necesita de la voluntad de sus miembros para garantizar y promover la defensa del medio ambiente, que las actividades comerciales no supongan un riesgo al patrimonio natural de los Estados y que el ejercicio de sus actividades económicas, no sea contrario a la justicia ambiental.

Sin embargo, ello supone un gran reto ya que, más allá de la retórica y el discurso, pareciera que la salvaguarda de la naturaleza no es una de las prioridades de la agenda mundial, prueba de ello es que su degradación y sometimiento por parte de los Estados, continua entendiéndose como sinónimo de productividad, crecimiento y estabilidad. De igual manera, la apropiación de los bienes naturales (a consecuencia de lo anterior) aún se inscribe como el detonante de conflictos; ello sin mencionar la incertidumbre que gira en torno al cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París sobre Cambio Climático.

Por tanto, cuando reflexionamos sobre ¿qué esperar de la XV Cumbre de los BRICS? Podemos afirmar, casi sin temor a equivocarnos, que lo que se espera es demostrar la efectividad del multilateralismo para afrontar las problemáticas mundiales, el trazo de estrategias en materia de cooperación para atender los retos y desafíos del siglo XXI, superar el sometimiento del Estado de Derecho a voluntades políticas, es decir, analizar la efectividad de las Relaciones Internacionales para la construcción de una auténtica paz, estable y duradera.

Académico de Tiempo Completo del Centro Transdisciplinar Universitario para la Sustentabilidad de la Universidad Iberoamericana (CENTRUS). Asociado COMEXI; raul.gutierrez@ibero.mx

Participación en El Sol de México