Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales

Última actualización:
2024-03-02 22:07

MÉXICO, MALÍ Y LAS ARMAS PEQUEÑAS EN EL CONSEJO DE SEGURIDAD

Publication Date: 04-03-2021

El Sol de México

En este mes de marzo, Estados Unidos ocupa la presidencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. En el programa de trabajo está contemplado el examen del informe que presentará el Panel de Expertos encargado de analizar el cumplimiento del régimen de sanciones impuesto a Malí. La presentación se hará en el comité de sanciones respectivo que preside México. Los quince miembros permanentes y no permanentes tendrán un debate y las conclusiones y/o recomendaciones serán transmitidas por el Embajador Juan Ramón de la Fuente al pleno del Consejo.

No es la primera vez que México se ocupa de los temas vinculados a Malí en este foro multilateral. Cuando nuestro país ocupó la presidencia del comité de sanciones a Sierra Leona, en 2002-2003, el entonces Representante Permanente Adolfo Aguilar Zínser advirtió a sus colegas en el Consejo que el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras era un factor importante de desestabilización en la región de África Occidental, en virtud de que algunos países permitían que sus territorios fueran paso de mercenarios, grupos armados irregulares y traficantes de armas.

En el caso de Malí, el Consejo de Seguridad adoptó estas sanciones en 2017 para prohibir la realización de viajes de personas y congelar los activos de individuos y entidades que participaran en hostilidades en violación del Acuerdo para la Paz y la Reconciliación en Malí firmado en 2015 entre el gobierno de ese país y diferentes grupos armados. Estas sanciones también se aplican a individuos involucrados en el tráfico de estupefacientes, armas, migrantes, bienes culturales y en la trata de personas en el territorio de este país ubicado en la región del Sahel.

9Estas discusiones que se llevarán a cabo en el comité mencionado serán una nueva oportunidad para que los diplomáticos mexicanos alcen su voz en favor de la aplicación de los compromisos asumidos por la comunidad internacional cuando las Naciones Unidas adoptaron, en 2001, el Programa de Acción para Prevenir, Combatir y Erradicar el Tráfico Ilícito de Armas Pequeñas y Ligeras en Todos sus Aspectos.

Como ya ha comprobado México en diversas ocasiones, la proliferación excesiva de armas pequeñas y ligeras, y la falta de adecuados controles nacionales, regionales e internacionales son factores que alimentan los conflictos. El apoyo decidido a las labores de la ONU en favor de la desmovilización, desarme y reintegración de excombatientes favorecerá no solo a la estabilidad y seguridad de Malí, pero también a la de sus países vecinos en el Sahel y África Occidental. Este es un reto para la delegación mexicana. Su responsabilidad como miembro no permanente es favorecer el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

Continúa leyendo aquí