Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales

Última actualización:
2023-02-03 00:20

LA TECNODIPLOMACIA: UN ENFOQUE INNOVADOR PARA FORTALECER LA CIBERSEGURIDAD

Gustavo Mauricio Bastién Olvera

COMEXI EN EL SOL DE MÉXICO

Publication Date: 02-02-2022

La semana pasada en este periódico se publicó una investigación respecto a que la Unidad de Ciberseguridad de la Secretaría de Marina contuvo casi treinta millones de ataques durante los últimos siete años. Esto pone en evidencia la necesidad que tiene nuestro país de hacerle frente a los ciberataques y aprovechar diversas estrategias que ya han sido implementadas en otras latitudes. Más allá de fortalecer la respuesta reactiva a los ataques, una opción que se puede explorar es la de la creación de alianzas innovadoras que se implementen bajo la óptica de la tecnodiplomacia (palabra acuñada en inglés como techplomacy, al unir las palabras technology y diplomacy).

 

La tecnodiplomacia, un concepto que inició en 2017 con la designación de Casper Klynge como el primer embajador de un gobierno, en este caso Dinamarca, ante Silicon Valley, ha permitido que los gobiernos y el sector tecnológico se hablen al mismo nivel y puedan resolver problemas con estrategias comunes. Esto es importante, debido a que al momento de comparar el producto interno bruto de las 25 economías más grandes del mundo con el valor de compañías de tecnología, cuatro empresas ocupan lugares destacados: Apple está en la posición 8, por arriba de Italia; Microsoft y Saudi Aramco en el 10 y 11 respectivamente por arriba de Brasil y Canadá; Amazon y Alphabet (Google) en el 15 y 16 respectivamente, superando a México y Corea del Sur; y Meta (Facebook) está en el lugar 22, por arriba de Países Bajos.

Por ello, a través de la tecnodiplomacia se tiene que reinventar la forma en la que los países llevan a cabo sus relaciones con estos actores emergentes en diversos frentes, incluyendo en el de la ciberseguridad. Para esto, al igual que en otros rubros de la seguridad, se requieren esfuerzos de cooperación y es así como han surgido propuestas como la de la Convención Digital de Ginebra o mejor conocida como Ginebra 5.0 (en referencia a las cuatro convenciones de Ginebra anteriores sobre el derecho que prevalece en las guerras). La nueva convención de Ginebra busca definir los nuevos actores, territorios, derechos y obligaciones que se tienen en la era digital con el objetivo de proteger a los ciudadanos.

Al igual que en la actualidad existen tratados internacionales, que por cierto han sido impulsados por México, para evitar la proliferación de armas nucleares, la eventual Convención Digital de Ginebra plantearía el marco legal para que los países y empresas se comprometieran a combatir la proliferación de ciberarmamento. También sentaría las bases de lo que hoy día hace la Organización Internacional de Energía Atómica que desempeña actividades de verificación para que los países cumplan con el Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares.

En este sentido, existen países como el Reino Unido que adoptó una Ciber Estrategia Nacional que se enfoca en varios pilares, entre ellos la ciberseguridad y combate al ciberterrorismo, y cómo poder hacer de Reino Unido una ciberpotencia que se posicione como aliada estratégica de otros jugadores en el escenario global. En particular, destaca que desde la Embajada Británica se están construyendo lazos de cooperación con México considerando su nueva estrategia cibernética.

Si bien la tecnodiplomacia es un concepto nuevo en México (apenas se encuentran tres resultados con la búsqueda “tecnodiplomacia” y seis con “techplomacy” en sitios .mx), se están llevando a cabo esfuerzos a nivel institucional. Hace un par de años se creó la Dirección de Nuevas Tecnologías y Asuntos de Seguridad Nacional dentro de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, con la que, entre otras cosas, se está impulsado el establecimiento y definición del concepto de bienestar social digital, así como la generación de diversas alianzas para el desarrollo de aplicaciones tecnológicas para brindar servicios más agiles e inclusivos a los ciudadanos.

En suma, la tecnodiplomacia es clave para poder aprovechar las oportunidades de la transformación digital minimizando los riesgos que pueden existir de ciberseguridad. No se trata de poner en la misma balanza a empresas del sector privado y a países con líderes democráticamente electos, ni tampoco abrirles las puertas del mercado nacional, mas bien, lo que se busca es tener relaciones más abiertas y transparentes en temas que tengan un impacto real como el de la seguridad digital de las sociedades.

 

Mauricio Bastién es asociado COMEXI, especialista en temas de seguridad y tecnología. Actualmente coordina un grupo de investigadores que participa en el proyecto de Análisis Prospectivo de Riesgos del Laboratorio de Investigación Aplicada para Inteligencia y Seguridad de la Universidad de Maryland. Es licenciado en Relaciones Internacionales por la UNAM y maestro en Derecho Internacional Público por la Universidad de Leiden.

gmbastien (@) gmail.com @Mau_Bastien