Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales

Última actualización:
2023-02-03 00:20

LO ARCAICO Y LO QUE DEBIERA SERLO

Publication Date: 03-03-2022

Desde la lamentable invasión de Rusia a Ucrania, hasta los recientes acontecimientos en Michoacán, son botones de muestra de una amplia gama de aterradora violencia que me daban paraguas para comentar con algunos conocidos, que la guerra es un concepto arcaico. Es arcaico matarnos los unos a los otros y es incluso inverosímil vivir esta realidad después de 2 años de una pandemia mundial.

Así lo que pensamos que debería ser arcaico, lo que debería haberse ya erradicado, se presenta hoy como algo que sigue sucediendo, como algo tangible y real. Devastadoramente actual.

Lo mismo sucede con la lucha de las mujeres por la equidad, tanto en México como en el mundo. Este es un tema que debería ya estar superado: el género no debe ser determinante para que las oportunidades y los derechos sean parejos.

A mí me gustaría, por supuesto, que esta conversación fuese arcaica, que hablar de género fuese simplemente absurdo, pero lo curioso que tiene la historia y el desenvolvimiento de los sucesos, es que aquello que es “mucho tiempo” en la vida de un ser humano, resulta ser “nada” en la cantidad de años que requieren las transformaciones humanas y culturales, los mudanzas ideológicas y por lo tanto los cambios que tienen un impacto en lo que podemos denominar el consciente y el inconsciente colectivo.

Basta con detenernos a observar las fechas históricas en las que hemos obtenido las mujeres nuestros denominados “derechos” en la historia reciente. México comparte muchos de los problemas que aquejan al mundo y la búsqueda por la equidad entre hombres y mujeres no es la excepción.

El primer hecho histórico importante de la lucha de las mujeres por la igualdad se produjo en 1789, durante la Revolución Francesa, cuando ellas marchaban al mismo grito de “libertad, igualdad y fraternidad”, exigiendo por vez primera su derecho al voto. La “Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana” fue redactada en ese año.

En nuestro continente, el derecho al voto para las mujeres sucedió en distintos momentos. En Estados Unidos se llevó a cabo el 26 de agosto de 1920. En Costa Rica y Brasil se obtuvo en 1932. En Argentina, se consiguió en 1947. En Guatemala en 1945, pero sólo para las mujeres que sabían leer y escribir.

En México es hasta 1947 cuando se reconoce el derecho de la mujer mexicana a votar y ser votada en los procesos municipales -durante el gobierno del presidente Miguel Alemán-; la primera votación se lleva a cabo el 17 de octubre de 1953 a nivel nacional cuando el presidente Adolfo Ruiz Cortines expide la reforma a los artículos 34 y 115, fracción I constitucionales, en la que se otorga plenitud de los derechos ciudadanos a la mujer mexicana.

Han pasado solamente 75 años desde que fue reconocido nuestro derecho a votar y ser votadas. Como lo decía: 75 años son muchos para una vida humana, pero son muy pocos para permear en la conciencia, en las estructuras sociales, en las instituciones y en las políticas públicas de un país como el nuestro.

Fue en 1971 cuando hizo su aparición en la Ciudad de México el primer grupo de lo que sería el movimiento feminista mexicano: Mujeres en Acción Solidaria. Es mucho lo que tenemos que agradecer a las mujeres feministas que han luchado por un mundo equitativo, incluyente y justo; es gracias a su tesón que hoy tenemos derechos (que pueden parecernos básicos e inalienables en el 2022 pero que vistos a la distancia son muy recientes): el derecho a votar y ser votadas, la posibilidad de tener una propiedad a nuestro nombre, el uso de pastillas anticonceptivas, el poder obtener un préstamo bancario, el elegir cómo vestirnos, qué pensar, qué leer. La lista es interminable.

Honremos la lucha histórica de las mujeres a través de aprender, desaprender que es un esfuerzo consciente para decodificar y desconocer patrones establecidos abandonando zonas de comodidad intelectual, y reaprender con la actualización de paradigmas.

Eduquemos a las generaciones por venir en la equidad, la justicia y la construcción de una colectividad que requiere de todos para – justamente – dejar atrás concepciones arcaicas que nos dañan como humanidad: la guerra, la violencia, la discriminación y la inequidad entre mujeres y hombres.

 

´* Maribel Quiroga es especialista en asuntos institucionales y gubernamentales, escritora y conferencista.

Twitter: @maribelquirogaf

 

Participación en El Sol de México