Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales

Última actualización:
2023-02-03 00:20

ECONOMÍA CIRCULAR

Publication Date: 20-10-2022

La economía moderna ha traído importantes beneficios para la sociedad. Desde sacar a cientos de millones de personas de la pobreza y aumentar su esperanza de vida, hasta potenciar innovación y mejorar el acceso a servicios de salud, alimentación, vivienda, energía, movilidad, entretenimiento y comunicación; los avances son incuestionables. Sin embargo, el desarrollo económico se ha caracterizado por privilegiar un modelo lineal basado en la extracción de recursos finitos, producción indiscriminada de bienes y servicios, fomento del consumo masivo, y generación de residuos y contaminantes que supera las capacidades de gestión.

Para un mundo de 100 millones de habitantes en 1,800 cuando arrancó la revolución industrial, los recursos naturales y límites del planeta parecían inagotables. Hoy somos 8,000 millones de personas y consumimos una cantidad exorbitante de bienes, servicios y recursos para satisfacer las actividades cotidianas. Por primera vez en la historia, estamos cerca de alcanzar los límites que fija el planeta para mantener su balance y regenerarse.Los gases de efecto invernadero que emitimos a la atmósfera han provocado un aumento de temperatura de 1.2°C desde la revolución industrial exacerbando la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos. Los impactos cobran decenas de miles de vidas al año y $150,000 millones de dólares en daños materiales. El valor de los servicios provistos por la naturaleza equivale al 50% del PIB global. Sin embargo, ya hemos alterado la mitad de los ecosistemas y perdido 70% de las poblaciones de vida silvestre. Hoy más de un millón de especies están en peligro de extinción. La contaminación es responsable de 9 millones de muertes humanas al año y hemos vertido 30 millones de toneladas de plásticos en los océanos que amenaza la integridad de los ecosistemas.

Para satisfacer las necesidades humanas, cada año se extraen y procesan 100,000 millones de toneladas de materiales en el mundo. La economía circular propone mantener en uso estos materiales el mayor tiempo posible para maximizar su valor y mitigar sus impactos. El Foro Económico Mundial estima que la economía circular puede generar $4.5 billones de dólares de beneficios económicos al año, equivalente a cuatro veces el PIB de México. Más aun, la aplicación de la economía circular tiene el potencial de reducir el 50% de los gases que provocan el calentamiento global y 90% de los factores que inciden en la pérdida de biodiversidad. Sin embargo, solo el 8.6% de la producción en el mundo es circular.La economía moderna ha traído importantes beneficios para la sociedad. Desde sacar a cientos de millones de personas de la pobreza y aumentar su esperanza de vida, hasta potenciar innovación y mejorar el acceso a servicios de salud, alimentación, vivienda, energía, movilidad, entretenimiento y comunicación; los avances son incuestionables. Sin embargo, el desarrollo económico se ha caracterizado por privilegiar un modelo lineal basado en la extracción de recursos finitos, producción indiscriminada de bienes y servicios, fomento del consumo masivo, y generación de residuos y contaminantes que supera las capacidades de gestión.

Para un mundo de 100 millones de habitantes en 1,800 cuando arrancó la revolución industrial, los recursos naturales y límites del planeta parecían inagotables. Hoy somos 8,000 millones de personas y consumimos una cantidad exorbitante de bienes, servicios y recursos para satisfacer las actividades cotidianas. Por primera vez en la historia, estamos cerca de alcanzar los límites que fija el planeta para mantener su balance y regenerarse.

Los gases de efecto invernadero que emitimos a la atmósfera han provocado un aumento de temperatura de 1.2°C desde la revolución industrial exacerbando la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos. Los impactos cobran decenas de miles de vidas al año y $150,000 millones de dólares en daños materiales. El valor de los servicios provistos por la naturaleza equivale al 50% del PIB global. Sin embargo, ya hemos alterado la mitad de los ecosistemas y perdido 70% de las poblaciones de vida silvestre. Hoy más de un millón de especies están en peligro de extinción. La contaminación es responsable de 9 millones de muertes humanas al año y hemos vertido 30 millones de toneladas de plásticos en los océanos que amenaza la integridad de los ecosistemas.

Para satisfacer las necesidades humanas, cada año se extraen y procesan 100,000 millones de toneladas de materiales en el mundo. La economía circular propone mantener en uso estos materiales el mayor tiempo posible para maximizar su valor y mitigar sus impactos. El Foro Económico Mundial estima que la economía circular puede generar $4.5 billones de dólares de beneficios económicos al año, equivalente a cuatro veces el PIB de México. Más aun, la aplicación de la economía circular tiene el potencial de reducir el 50% de los gases que provocan el calentamiento global y 90% de los factores que inciden en la pérdida de biodiversidad. Sin embargo, solo el 8.6% de la producción en el mundo es circular.

La economía circular promueve el rediseño, reutilización, reconstrucción, reciclaje y recuperación de materiales y recursos para potenciar su eficiencia y rendimientos de largo plazo. Su aplicación efectiva dependerá tanto de políticas de gobiernos para regular e incentivar procesos económicos más circulares, como de la aceptación de empresas y consumidores para adoptar nuevos paradigmas de producción y consumo. En México, está pendiente en Diputados la aprobación de la Ley General de Economía Circular.

Hoy la economía mundial enfrenta un punto de inflexión con inflación generalizada y una desaceleración que podría convertirse en recesión. Los gobiernos intervendrán para reactivar la economía a través de gasto e inversión pública. La pregunta es si la inversión se destinará a recuperar una economía tradicional o es el momento de fomentar un modelo de producción y consumo más circular que permita avanzar la Agenda 2030, el Acuerdo de París y el “Marco de Biodiversidad post 2020”.

*El autor es asociado de COMEXI, experto en temas económicos y de desarrollo sustentable.

Participación en El Economista