Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales

Última actualización:
2022-08-10 00:26

TAIWÁN: UNA OLLA EXPRÉS POLÍTICA

Publication Date: 04-08-2022

La reciente visita de Nancy Pelosi tiene muchas implicaciones. Intentaré desmenuzar algunas para compartir mis perspectivas más allá de las filias y fobias hacia China o Estados Unidos (EU).

Antecedentes
Los lazos históricos entre la República Popular de China (RCP) y la República de China, mejor conocida como Taiwán son profundos, complejos y añejos. No se puede olvidar que comparten mismo idioma, religión, costumbres pero los divide no sólo el Estrecho de Formosa, sino también la ideología política y social. Taiwán fue controlada por China hasta 1945, año en que triunfó la revolución comunista después de la guerra civil iniciada desde 1927. Es decir, ganó el régimen socialista y se creó la República Popular China bajo el liderazgo de Mao Tse Tung. Sin embargo, los que perdieron su lucha política, en búsqueda de la democracia, huyeron a Taiwán. En 1949, se dio un parte aguas entre esas dos formas de ver a un estado-nación. Así que a partir de esa fecha se tiene a la RPC y a Taiwán en una relación sensible y delicada no sólo para ambas naciones sino para el resto del mundo.

En 1979 se establecieron relaciones diplomáticas entre China y EU bajo el principio de “una sola China”. Firmaron un acuerdo donde EU se comprometía a reconocerla como un solo estado. Esto no está peleado con que China aceptaba que la relación EU-Taiwán continuaría bajo temas de cooperación, turismo, intercambio comercial, inversión, entre otros. Han transcurrido décadas desde ese momento y el mundo ha cambiado. China ya no es lo que era hace 40 años y EU tampoco está en el mismo escenario que prevalecía en aquel entonces. EU le vende equipo militar a la isla, capacita a su ejército y la ha hecho su gran aliada. China es el principal socio comercial de Taiwán pero no ve con buenos ojos su cercanía con Washington.

La gira de Nancy Pelosi
Hasta hace un par de semanas atrás, la relación China-EU estaba bajo la lupa pero con cierto impasse. Es una relación política que se maneja con pinzas y una relación comercial muy estrecha. Pero cuando se supo de una gira de diplomacia parlamentaria por parte de la líder de la Cámara de Representantes de la Unión Americana, las alarmas se prendieron cuando se filtró información que una de las paradas en dicha gira sería al territorio taiwanés. Hace una semana se dio una llamada telefónica entre el líder del gigante asiático y su homólogo del águila estadounidense.

Los temas abordados fueron los cuatro siguientes.

Comercio: escenario posible de más aranceles por parte de EU.
Confrontación y rivalidad: cómo sobrellevarlas ante la coyuntura actual.
Guerra en Ucrania: consecuencias y la postura de cada parte.
Taiwán: tensión, subida de tono y volumen por la visita de Nancy Pelosi.

Respecto a Taiwán, el mandatario chino fue claro y firme al expresar su enojo de que Nancy Pelosi visitara la isla. Ella ocupa el tercer cargo de más poder en EU. Desde la perspectiva China, esto sería violentar el acuerdo firmado desde 1979. No olvidemos que este año Xi Jinping busca su tercer mandato durante la vigésima Asamblea Nacional del Partido Popular Chino a celebrarse en tres meses.

El líder del gigante asiático es congruente entre lo que dice: “los que juegan con fuego, se quemarán” y hace. Por eso he dicho que las consecuencias que EU habrá de pagar serán a través de tres pilares:

Tecnológico. China continuará desarrollando su propia tecnología desde el ámbito militar y espacial hasta las industrias más sofisticadas. Pero además, continuará su búsqueda para accesar a tecnologías occidentales donde se ha enfrentado a negativas para comprarlas ante el temor de EU de que caiga en sus manos. No sólo es un tema de derechos de propiedad intelectual sino de seguridad nacional.

Comercial. China buscará la manera de “doblegar” a EU a través de diferentes estrategias. Estas medidas irán desde imponer restricciones a exportaciones, como ya lo está haciendo con la arena natural a Taiwán, hasta imponer barreras arancelarias y no arancelarias a productos importados taiwaneses y estadounidenses. De este último punto ya vemos reacciones con la instrucción del gobierno chino hacia los proveedores chinos de la firma Apple, de suspender todos sus envíos. Lo mismo ocurre con la empresa china que produce baterías CATL (Contemporary Amperex Technology Co. Ltd.), la cual ha anunciado que detiene el proyecto de abrir la planta -en territorio estadounidense- programada para suministrar las baterías para Tesla y Ford.

Financiero. Si ya de por sí Putin busca una nueva arquitectura financiera internacional, a través del debilitamiento del dólar como moneda hegemónica imponiendo que se pague con rublos rusos lo que otros países importen, Xi Jinping buscará fortalecer más aún el yuan.

Participación en El Sol de México