Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales

Última actualización:
2022-08-10 00:26

VISITA DEL PRESIDENTE LÓPEZ OBRADOR A WASHINGTON

Publication Date: 14-07-2022

Sergio Alcocer, presidente del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), consideró que en la visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador a los Estados Unidos, los temas fueron impuestos por la administración de Joe Biden.

El ex subsecretario para América del Norte destacó que ni siquiera la apuesta del Gobierno mexicano, como era la migración, trascendió en la declaración conjunta al final del encuentro entre mandatarios.

"Venimos con un ambiente si no hostil, no muy favorable para México, de modo que era muy difícil lograr una buena visita a Washington, quizá hubiese sido más prudente posponerlo porque el presidente Biden, literalmente tras despedir al Presidente López Obrador se fue corriendo al aeropuerto para una gira a Medio Oriente. ¿Qué se obtuvo de la visita? Una buena fotografía, no mucho más que esto.

"Creo que no se llevó una estrategia clara de lo que se quería plantear, lejos de hacer un planteamiento sólido vimos en el comunicado conjunto una respuesta a partir de los temas que le interesaban a Estados Unidos, son los temas en los que ha insistido desde que tomó posesión el presidente Biden, en ese documento ya no aparecen los proyectos de Sembrando Vida o Jóvenes Construyendo el Futuro. Incluso en temas donde se habla en lo general de la migración, se usó el mismo lenguaje que se usó para la Cumbre de las Américas. Fue como si dijeran no quisiste venir entonces ahora uso ese lenguaje en la declaración conjunta.

"Fue una visita de trabajo, no es una visita oficial, es una visita donde reciben al Mandatario sin ninguna consideración especial a su investidura, iniciando con un desayuno con la vicepresidenta, que creo que por mucha confianza que se puedan tener no es lo propio para un Presidente de un país, como que tratan los temas duros con la vicepresidenta y después te recibo en mi oficina, te dejo que des un discurso de 31 minutos, me aguanto los 31 minutos, compartimos algunas sonrisas y se acabó la reunión y me voy corriendo para irme a Arabia Saudita. Entonces creo que no fue precisamente la mejor visita y ciertamente creo que no abona hacia un mejor entendimiento entre los dos países".

Se había dicho que conseguirían visas de trabajo, pero al menos no las vemos en la declaración conjunta. "No es un tema que corresponda a las atribuciones que tiene el presidente de los Estados Unidos, es un tema que es importante para el Congreso y hay que señalar que no hay un apetito para cambiar nada, primero porque estamos en un año electoral, literalmente a unos cuantos meses de la elección en donde sabemos que unos y otros, demócratas y republicanos, están a favor o en contra de ciertas posiciones. Entonces, lo planteas en un momento en donde no va ocurrir absolutamente nada. Y por otro lado le planteas al presidente un problema de migración, de abrir la puerta de la migración con lo que esto conlleva en un mensaje al exterior.

"Ni siquiera se logró visibilizar el tema porque si se quisiera visibilizar el tema tendría sentido que el Presidente López Obrador se hubiese reunido con los líderes de las comunidades mexicanas de la zona, se hubiese reunido con los líderes de las asociaciones promigrantes que están representadas a nivel nacional en Washington. Entonces eso de que yo llego a defenderlos como siempre lo he hecho, pero en los tres años pasados en mis visitas que hecho no me he reunido con ustedes ni tampoco en ésta, pues queda un poquito cojo el planteamiento".

En la reunión de AMLO con empresarios permeó la idea de que urge acelerar los beneficios de tener un Tratado de Libre Comercio con EU y Canadá, ¿hay condiciones para que se le saque jugo?

"Yo diría que sí hay oportunidades para ello y creo que es de la mayor urgencia para los tres gobiernos, pero particularmente para el caso mexicano es relevante por el peso específico que tiene el tratado y la relación con Estados Unidos para la economía mexicana. Recordemos que la recuperación de la economía mexicana tras COVID-19 se ha dado gracias a la recuperación de la propia economía estadounidense, a la cual estamos anclados. Nos guste o no nos guste, eso no es un tema de discusión, pero eso es la realidad. Entonces, si queremos realmente aprovechar la oportunidad que nos representa el mercado más grande, el país más rico del mundo, con la influencia que ese país tiene, lo lógico es que estuviésemos trabajando en la implantación del Tratado de Libre Comercio con todo ahínco. No dudo que haya funcionarios en la Secretaría de Economía que lo estén haciendo personalmente y cotidianamente, la subsecretaría de Comercio Exterior, sin embargo no se percibe en el conjunto de las políticas públicas.

"En el 2026 vendrá una revisión del tratado y en esa revisión van a hacerse las cuentas, las restas y las sumas y si resulta que quedamos en un balance negativo porque no se lograron implantar tal o cual medida, pues las presiones internas de los distintos países van a ser muy importantes, particularmente de los grupos estadounidenses que no creen en el tratado. Tú dirás que faltan cuatro años, pues realmente los resultados para poderse hacer esta evaluación en el 2026 se están sembrando ahorita. Entonces desde ahorita es que tienes que tomar estos acuerdos y lo que dice el ingeniero Slim tiene toda la razón, tenemos que acelerar el paso y lograr la implantación al ciento por ciento, máxime que fue esta administración del Presidente López Obrador la que negoció el tratado".

¿Qué lecciones tenemos que sacar de esta visita? "Me parece que la lección es que los símbolos importan, pero no son suficientes, es decir, hubo un montón de símbolos de los estadounidenses hacia México en el desayuno con la vicepresidenta, incluso el propio hospedaje del Presidente, el horario, el que no hubiera un lunch de trabajo, todos esos son símbolos de una cierta amabilidad al límite, pero no más que eso. Otro símbolo, del lado mexicano, pues sí, los discursos, las palabras del Presidente López Obrador en el monumento a Martin Luther King, frente al monumento a Roosevelt.

"Sin duda muy relevantes, pero en ambos casos, estos dos símbolos no ayudan a mejorar necesariamente la relación en el fondo, en lo que a nosotros, a ti y a mi nos interesa que es una mejor condición de vida para nosotros y para nuestros hijos, entendido como mayor prosperidad, sustentabilidad, equidad, justicia. En eso creo que no hubo avances, la gran lección fue que son importantes los símbolos pero no suficientes".

Participación en el Periódico Reforma