REINO UNIDO Y MÉXICO EN TIEMPOS DE COVID-19

El Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI) presenta el webinar "Reino Unido y México en tiempos de COVID-19" . Este webinar tuvo lugar el 24 de junio de 2020 y pertenece a la serie "Quarantine Webinars". Dentro de este webinar contamos con la participación de la Emb. Corin Robertson, Embajadora del Reino Unido en México. La conversación fue moderada por el Embajador. Andrés Rozental, Ex Embajador de México en el Reino Unido y Presidente Fundador de COMEXI.

El tema del presente Webinar es la relación entre México y Reino Unido en tiempos de COVID-19. El embajador Andrés Rozental conversa con la embajadora del Reino Unido ante México, Corin Robertson. El embajador comienza hablando brevemente sobre la pandemia y la situación que se está viviendo tanto en México como en Reino Unido. Comenta que ambos gobiernos han sido fuertemente criticados por sus poblaciones respecto a cómo se ha manejado el tema de la pandemia. En cuanto a Reino Unido ha habido diferencias entre Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte frente a lo que está haciendo el gobierno central. En México hay una situación similar en cuanto a las distintas acciones de los gobernadores de estados que tampoco han querido seguir estrictamente lo que el gobierno federal ha indicado. En el Reino Unido se abrieron comercios y se anunció que en junio se abrirán los pubs con las medidas sanitarias necesarias. Tanto en México como en Reino Unido se siguen multiplicando los casos y los fallecimientos registrados a causa de la pandemia. 

El embajador Rozental le pregunta a la embajadora Robertson que si tienen preocupación de cómo se está manejando hoy el tema de la emergencia sanitaria, estando en México y viendo lo que está pasando en su propio país. La embajadora Robertson menciona que el tema del COVID-19 tanto a nivel nacional como internacional es lo que domina la política británica en estos días y es sin duda la mayor emergencia de salud pública en esta generación con un impacto devastador a nivel mundial.  En cuanto a la situación doméstica en el Reino Unido, el contagio está más avanzado que en México, pasando ya el pico, y a pesar de una gran pérdida de vidas se ha logrado desacelerar la propagación del coronavirus. Señala que como dijo el embajador Rozental, siempre habrá críticas respecto a las decisiones que toma el gobierno, y sobretodo, respecto a este virus, que es algo nuevo y constantemente cambiante. Opina que no se obtendrá un veredicto real sobre qué tan bien lo han hecho los gobiernos hasta el final de la pandemia ya que se tengan datos internacionales completos de las tasas de mortalidad. Hace referencia a que los gobiernos se han guiado por expertos científicos y profesionales en temas de salud, siempre con el mismo objetivo de frenar la propagación del virus para que los sistemas de salud no se vean abrumados y se puedan salvar más vidas. Por el lado de la población, siempre va a existir una cierta ansiedad por sus empleos y el cierre de la economía o también por el miedo de que las restricciones se estén levantando demasiado temprano.

El embajador Rozental comenta que el Reino Unido tiene una situación diferente porque su jefe de gobierno fue igualmente víctima del virus y han puesto restricciones que crean dificultades económicas al país. Observa, por ejemplo, el impacto al turismo en ciudades como Londres en particular con fuerte ingreso para el país en esta área. En México se tiene el mismo problema con el desplome del turismo nacional e internacional. La siguiente pregunta que le hace a la embajadora Robertson es acerca de si existe alguna cooperación entre México y el Reino Unido sobre este tema. La embajadora Robertson contesta que sí existe cooperación a nivel multilateral en temas de vacunas, manteniendo abiertas las cadenas de suministro, el apoyo a los países más vulnerables a través del G-20 o el Banco Mundial, en temas del apoyo a ciudadanos que quieren regresar a sus países de origen, entre otros. Cita el ejemplo de la cooperación entre los dos países en el caso de un crucero que paró en Puerto Progreso a finales de marzo y se logró que 50 ciudadanos británicos pudieran regresar a casa. A nivel bilateral se está trabajando con México para hacer frente a la crisis, y bajo el marco del acuerdo bilateral entre los dos cancilleres que se firmó el año pasado, se acordó una inversión de cinco mil millones de pesos en fondos de cooperación en México. Precisamente se están adaptando los fondos de cooperación para mitigar los efectos del coronavirus y para apoyar a las soluciones ante la crisis sanitaria y la recuperación económica que viene después. En materia de salud, a través del programa Better Health, se organizan intercambios y conferencias cada semana entre el sistema nacional de salud en el Reino Unido y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en México para distintos temas buscando mejoras para los dos países. Además, el programa de servicios financieros del Reino Unido en México promueve la inclusión financiera a través de la tecnología, adaptándolo igualmente para apoyar a las Pymes para descubrir cómo adaptar y desarrollar las tecnologías a través de pagos digitales, continuando las labores económicas y buscando minimizar el riesgo para mantenerse a distancia. Se está trabajando igualmente con cinco ciudades en México para reactivar sus servicios de transporte público con los cuidados sanitarios necesarios. 

Otro tema muy importante para ambos países es la violencia doméstica. En el caso de México se ha visto un aumento significativo de este problema y por lo tanto se está trabajando para encontrar soluciones efectivas para implementar lo antes posible. A continuación, se refiere a las empresas privadas en el Reino Unido, que están apoyando igualmente a través de diferentes programas como el que desarrolló la Universidad de Londres junto con Mercedes Fórmula 1, creando un ventilador que permite que pacientes con COVID-19 puedan apoyarse y evitar complicaciones futuras. La Universidad compartió de forma gratuita los diseños de este sistema con México y una compañía de Baja California ha producido los ventiladores en un tiempo récord. Otro ejemplo es la donación de la empresa Shell de 1,400 tarjetas prepagadas para que vehículos de emergencia recarguen sus tanques en México.  

En cuanto al tema de la vacuna, el embajador comenta que se tiene la esperanza que Oxford produzca una o varias de las posibles vacunas que van a servir para eventualmente salir de esta crisis. El gobierno de México ha estado en contacto con el del Reino Unido para que en cuanto estén listas y probadas exista la posibilidad de que nuestro país también pueda tener acceso a ellas. La embajadora Robertson está de acuerdo en que el trabajo del desarrollo de la vacuna es muy importante y también se están realizando esfuerzos en la Imperial College en Londres a través de un financiamiento del gobierno. El programa de Oxford es una cooperación con Astra-Zeneca para fabricar la vacuna y si resulta exitosa, distribuir la vacuna entregando hasta 100 millones de dosis a nivel global. Otro grupo en Oxford ha desarrollado un tipo de antiinflamatorio que ha resultado un remedio efectivo para tratar a pacientes con COVID-19. Entonces, existe colaboración con el gobierno de México en el tema de las vacunas y además se está trabajando a nivel multilateral para promover y apoyar organismos como la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias  (CEPI) que es importante para la respuesta global y para la investigación consiguiente. El Reino Unido es el mayor contribuyente de CEPI a nivel mundial y donador principal para GAVI, que es la Alianza Mundial para las Vacunas, con la cual se organizó a principios de junio una cumbre para recaudación de fondos. México por su parte, propuso una resolución en las Naciones Unidas para promover la distribución equitativa de vacunas, mostrando un liderazgo importante en la región en este tema. 

Pasando al tema de Brexit, el embajador comenta que faltan seis meses para alcanzar la fecha límite para que el Reino Unido llegue a un acuerdo final con la Unión Europea (UE) que rija su salida de esta organización y la pandemia ha complicado las negociaciones de los temas que todavía se tienen que resolver. Le pregunta a la embajadora que si tiene algún temor de que no se pueda llegar a un acuerdo en este plazo de seis meses, y si realmente estamos frente a una posibilidad de que sea más tersa la salida. A esto la embajadora clarifica que el Reino Unido ya salió de la UE con un acuerdo establecido a finales de enero y se encuentran en un periodo de transición durante el cual la ley europea se aplica al Reino Unido. El Primer Ministro anunció de forma pública que no se extenderá el periodo de transición porque ya han sido muchos años de incertidumbre y quieren evitar la prolongación de esta sobretodo con la crisis tanto económica como sanitaria. Para lograr esto, se deben de acelerar las negociaciones y se están haciendo avances significativos para llegar idealmente a un tratado amplio incluyendo el libre comercio. Opina que es un plan muy ambicioso y se cuenta con poco tiempo, pero es clave evitar la prolongación de la incertidumbre. Agrega que también se han empezado conversaciones de negociaciones con Estados Unidos, Australia, Japón y Nueva Zelanda, tomando en cuenta que el comercio internacional es indispensable para hacerle frente a la crisis del coronavirus. 

Posteriormente, el embajador Rozental plantea que en el gobierno pasado de Theresa May se estableció una lista de países prioritarios para el Reino Unido para negociaciones comerciales, y le pregunta a la embajadora si México sigue siendo uno de estos países y si ha habido inicios de discusiones para tener un régimen que rija la relación económica y comercial entre ambos. La embajadora afirma que México sigue siendo un socio estratégico para el Reino Unido y una prioridad para sus relaciones comerciales. La razón por la que no está en la primera lista es porque ya existe un acuerdo entre la UE y México, igual que con Canadá (Acuerdo Global entre México y el Reino Unido). Lo que el Reino Unido quiere hacer primero es asegurar la continuidad de comercio entre los dos países y traducir el acuerdo en algo bilateral, en el futuro se esperaría un tratado más ambicioso y amplio. El Reino Unido lleva ya bastante tiempo en negociaciones con el gobierno de México y con la Cancillería, reconociendo que es un proceso complejo debido al tamaño e importancia de la economía mexicana. 

Consecuentemente, el embajador pregunta cuál es el tema más difícil de resolver entre el Reino Unido y la UE en la próxima negociación.  La embajadora dice que Reino Unido no quiere adoptar los reglamentos de la UE, misma razón por la que la mayoría de la población decidió votar por el Brexit, y no quieren estar bajo la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la UE. Estos principios son muy importantes para los británicos y son fundamentales para las negociaciones en proceso, al igual que el tema de retomar el control de sus fronteras, leyes y la política de comercio exterior. En este momento interviene el embajador para preguntar si el tema de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte sigue siendo un problema en la discusión o no. La embajadora Robertson señala que bajo el acuerdo establecido a finales de enero se abordó el tema de Irlanda del Norte durante la transición y después de la transición.  El acuerdo es a través de un protocolo que intenta evitar la “frontera dura” entre Irlanda e Irlanda del Norte respetando la integridad del Reino Unido. El tema de esta frontera es uno de los más complejos y que ha provocado más discusión en las negociaciones post-Brexit.

Posteriormente, el embajador pregunta a la embajadora cómo ve la relación bilateral entre México y Reino Unido en el aspecto político después de la salida de la UE. La embajadora Robertson dice que es una buena etapa para las relaciones bilaterales y que ésta nunca se ha definido por la membresía del Reino Unido en la UE, sino que ha sido una relación histórica y prominente en todos los ámbitos a lo largo de los años. A pesar de la gran diferencia de ideología entre los dos gobiernos, existe una colaboración muy fuerte, ilustrada por los ejemplos ya mencionados como lo son los fondos de cooperación y la inversión existentes en México por parte de Reino Unido. México es uno de los líderes de la región, demostrándose con su próxima participación en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y con la candidatura de Jesús Seade a la Organización Mundial del Comercio (OMC). 

Para concluir con la conversación, el embajador comienza a plantear las preguntas originarias de la audiencia. Primero se refiere al sector energético, un tema en el que los dos países están unidos debido a la presencia de empresas británicas importantes en México. Pregunta si la embajadora cree que podría el Reino Unido ayudar a presionar al gobierno de México sobre  la forma en que la administración del presidente López Obrador ha estado tratando de retroceder en algunas de las aperturas de la administración pasada y que afectan a las empresas británicas. La embajadora señala que se mantienen conversaciones constantes con el gobierno mexicano en temas del sector energético y reconoce que es un tema bastante complicado. Menciona que cada gobierno, tanto británico como mexicano, tiene el derecho de establecer sus propias políticas y posturas. El Reino Unido como actor extranjero tiene que respetar lo establecido por la presente administración y tratar de crear un trabajo conjunto. Asimismo, su trabajo es poder explicar al gobierno mexicano cómo pueden apoyar las empresas mexicanas las ambiciones del gobierno y hacer vínculos efectivos entre los organismos entre ambos países. 

Respecto al tema de Escocia, la embajadora comenta cómo el Primer Ministro del Reino Unido ha sido muy claro en que no es momento de organizar otro referéndum durante este periodo de transición y que se debe esperar hasta que exista una certidumbre entre el Reino Unido y la UE. La embajadora concluye refiriéndose a lo difícil y divisiva que fue la votación del Brexit y recalcando que lo más importante es concentrarse en lograr una relación que sea beneficiosa para la mayoría de la población en el Reino Unido. El embajador por su parte termina con un comentario de la audiencia que dice que en momentos de pandemia el Banco de Inglaterra prevé la peor contracción económica en trescientos años para el Reino Unido; si a esto se le suman los costos económicos del Brexit, ¿qué futuro les aguarda a los británicos en materia económica? La embajadora contesta diciendo que Reino Unido siempre será una economía fuerte, aunque se viene una de las peores crisis económicas. Sin embargo, lo importante es que los fundamentos económicos de su país son muy estables; el talento, la inversión, la investigación y el desarrollo de los diversos sectores en los que son líderes, pueden ayudarles a recuperarse a nivel mundial y en el mediano y largo plazo podrán salir adelante y continuar siendo una de las principales economías del mundo y reconstruirse mejor. 

Elaborado por: Valeria Maceiras