Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales

Última actualización:
2024-07-15 15:41

EL MUÑECO DE AMLO VALE EL DOBLE QUE EL DE SHEINBAUM. Y TIENE SENTIDO.

Publication Date: 09-07-2024

El presidente López Obrador se encuentra en una “gira de despedida por todo
México”, en sus propias palabras. Sin embargo, en esa misma gira se ha hecho
acompañar por la presidenta electa, Claudia Sheinbaum, quien ha jugado un papel
meramente secundario, casi de espectadora. En los mítines morenistas se venden
muñecos tanto de López Obrador como de Claudia Sheinbaum, aunque con una
importante diferencia de precios. Y eso nos dice mucho del presente, y el futuro
político, del país.

“El presidente de México lo llama una gira de despedida. Sus críticos ven un
movimiento de poder.” Ese fue el título de un reciente reportaje de The Wall Street
Journal, declarando que el presidente está estableciendo la agenda para Claudia
Sheinbaum mientras lleva a cabo sus reuniones veraniegas. Pero un detalle del
reportaje resulta revelador: en un evento en Huatulco, los muñecos de López Obrador
se vendían a casi el doble de precio que los de Sheinbaum, y en mayores cantidades.
Una vendedora local comentó que, eventualmente, las muñecas de la presidenta-electa
acelerarían el paso. ¿Lo harán?

López Obrador es el líder carismático insustituible. En un nivel superficial, estableció
programas sociales personalizados consistentes en viles entregas de dinero en
efectivo, lo que inevitablemente generó una deuda de agradecimiento personal,
pagadera con el voto. Sin embargo, en un nivel más profundo, López Obrador es un
guía para muchos, un faro de autoridad para los desamparados económicamente, pero
también para los desvalidos emocionalmente. Y, además, el presidente dota de
propósito a los muchos a través de una gran narrativa, consistente en un discurso
nacionalista aunque maniqueo, donde se combate a los malos desde el lado correcto
de la historia.

En un mundo donde los tecnócratas gobiernan cada vez menos, y donde los grandes
narradores llegan crecientemente al poder, ¿qué le espera a una supuesta tecnócrata
sin credenciales carismáticas algunas, sin poder de narración alguno? No mucho. Es
por eso que, como nunca había sucedido en la historia reciente del país, un presidente
saliente le puede dictar la agenda política a una presidenta entrante. Por eso, políticos
íntimamente asociados al presidente continuarán en carteras claves en la siguiente
administración federal. Y, por eso, el hijo mismo del presidente, bajo un supuesto
cargo honorífico otorgado por su propio padre, se reúne a puerta cerrada con la
presidenta-electa. La revocación de mandato, figura creada por el presidente, parece
ser la espada de Damocles que continuamente colgará sobre la presidencia que está
por entrar.

En su llamada gira de despedida, el presidente dice que se retirará, mientras que los
asistentes gritan que no lo haga. Que no se preocupen: el muñeco de López Obrador
seguirá en circulación, como el presidente mismo, y se antoja difícil que aquel de su
sucesora valga algún día lo mismo o se venda en iguales o mayores cantidades. Eso sí,
eventualmente, ambos se pueden devaluar.

fnge1@hotmail.com @FernandoNGE