Asociados en prensa

Por una fiscalía autónoma, con sed de justicia y daltónica

Cecilia Soto


Excélsior

Una expresión reciente del expresidente Fernando Henrique Cardoso capta el resplandor de optimismo que se adivina en el drama que vive Brasil: “Durante la dictadura, el brasileño común se sabía los nombres de los generales. Hoy se sabe los nombres de los jueces (anticorrupción). He ahí un cambio”.

He ahí un cambio”. Quienes en México estamos por una Fiscalía General de la República autónoma, independiente, apartidaria y con hambre y sed de justicia aspiramos a un cambio cultural igual de profundo: que no sean los nombres de El Chapo Guzmán, Javier Duarte o Ayotzinapa los que pueblen el imaginario de los mexicanos, sino el de los campeones anticorrupción, antiimpunidad, antiinjusticia de la Fiscalía que se merece el país.

Continúa leyendo aquí.

 

ENTRADAS RELACIONADAS

La difícil renegociación del TLCAN

Leer más..

La sociedad de Monsiváis

Leer más..

En efecto, el país de los héroes solidarios

Leer más..