Asociados en prensa

Venezuela: la hora de la verdad

Enrique Berruga


El Universal

Hugo Chávez nunca violaba la ley; si alguna ley le incomodaba, buscaba cambiarla a su gusto. Pero evitaba por todos los medios caer en la ilegalidad. Siguiendo su ejemplo, Nicolás Maduro pretende ahora elevar esta receta a rango constitucional. La Asamblea Constituyente a la que ha convocado este domingo le otorgará poderes autocráticos, anulará de facto cualquier forma de oposición y pondrá punto nal
a una de las democracias más antiguas de América.

Para que el ejercicio de Maduro tenga algún viso de legitimidad deberá, cuando menos, superar los 7 y medio millones de votos que obtuvo la consulta convocada por la oposición para rechazar este intento de golpe por la vía constitucional. De otra manera, las fuerzas opositoras podrán armar que su visión prevalece sobre la del gobierno y la nueva Carta Magna nacerá muerta.

Continúa leyendo aquí.

 

ENTRADAS RELACIONADAS

Congreso sombra

Leer más..

Desastre en Nochixtlán

Leer más..

Margarita y Marichuy

Leer más..