Asociados en prensa

¿Cuentos chinos?

Adolfo Laborde


El Heraldo de Méxcio

Una serie de reformas económicas, decisiones pragmáticas con grandes costos para la población y coyunturas globales podrían dar respuesta a lo sucedido en China.

Se cumplen 6 meses desde que regresé de China. Mi estancia en la Universidad de Fudan cambió mi perspectiva de esa nación. A la distancia, me gustaría resumir lo experimentado en este enigmático país. Aprendí mucho, pero no lo suficiente. Explicar qué es China o ubicarla en su perfecta dimensión es realmente un reto que traspasa las expresiones simplistas de una breve historia de China o China para principiantes. Ir un par de semanas no ayuda mucho. Sólo es el principio. Entendí algunas cosas, pero otras me cuesta trabajo digerirlas. Así es cuando existe el coche cultural y la negación de lo desconocido o extraño. Es un proceso que tarda y evoluciona, pero necesario si queremos realmente vernos al espejo y reflexionar al respecto. Muchas preguntas, pocas respuestas.

Es difícil enlistar las virtudes de este pueblo. Me queda claro la valentía, el sacrificio, el amor al trabajo y lo más importante, un sentimiento de orgullo e independencia nacional que les da un carácter de dignidad en todo lo que hacen. Prueba de ello es el gran salto de un país que se encontraba en una fase de subdesarrollo hace 40 años a lo que hoy conocemos. ¿Cuál fue el secreto? ¿Complicado explicarlo? Una serie de reformas económicas, decisiones pragmáticas con grandes costos para la población y coyunturas globales podrían dar respuesta a lo sucedido en los últimos años en materia de transformación económica o salida del atraso. Hay por supuesto pasajes negros, como en la historia de todos los países.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Congreso sombra

Leer más..

Desastre en Nochixtlán

Leer más..

Margarita y Marichuy

Leer más..