Asociados en prensa

La nueva euforia: cuarteles militares

Eduardo Guerrero


El Financiero

Una elocuente expresión en inglés reza put your money where your mouth is (algo así como pon tu dinero en aquello de lo que hablas). Nada más lejano a lo que hacen las autoridades de nuestro país en relación con un eventual retiro de las Fuerzas Armadas de tareas de seguridad pública. En el discurso, los gobernadores y los alcaldes siempre se dicen comprometidos con el fortalecimiento de sus corporaciones policiales. Por su parte, el general Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional, afirmó en diciembre pasado que él sería el primero en levantar “no una, sino las dos manos” para que el Ejército deje de perseguir delincuentes y se dedique a sus tareas constitucionales.

Sin embargo, el discurso unánime para poner fin a la participación militar en tareas de seguridad pública se estrella con una práctica –que de forma discreta se ha vuelto generalizada– de invertir sumas millonarias en la construcción de cuarteles, dispersos por toda la República, y destinados a alojar a cientos o miles de soldados.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Congreso sombra

Leer más..

Desastre en Nochixtlán

Leer más..

Margarita y Marichuy

Leer más..