Asociados en prensa

We are all Mexicans, now

Agustín Barrios Gómez


El Heraldo de México

Todo racismo es aborrecente, pero no todo racismo es igual. El mexicano es discriminatorio y socioeconómico, pero EU padece un grave problema de racismo

Durante las elecciones primarias republicanas de New Hampshire fui invitado por el Tea Party de ese estado para hablar sobre México con los medios locales. El grupo ultraconservador apoyaba al senador Ted Cruz y, no obstante que son gente de derecha, no les gustaba la retórica racista antimexicana del candidato de su partido que eventualmente ganaría la presidencia.

Gracias a no tener acento en inglés, y que no me identificaran físicamente como “mexicano” (según el estereotipo), logré presenciar de cerca el odio visceral racista que desató el actual presidente americano. Junto a mí, un americano con ascendencia alemana rimaba “kill them all!” (“¡mátenlos a todos!”) después del universal grito de “build the wall!” (¡construyan el muro!) que se volvió el lema no oficial de la campaña.

Para quienes conocemos la historia de la Segunda Guerra Mundial, la imagen natural era de los mítines masivos de Nürenberg que dieron pie al Holocausto. Casi medio millón de estadounidenses murieron para evitar que ese fenómeno pudiera venir a nuestro continente y hoy los hijos de aquella generación de héroes le daban la bienvenida con inuscitado entusiasmo.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

El Ingreso Básico de Anaya

Leer más..

El espacio del Frente

Leer más..

Hostigamiento sexual ¿histeria o anuncio de cambio?

Leer más..