Asociados en prensa

Corea del norte y su impacto global

Adolfo Laborde


El Heraldo de México

Desde que tengo memoria, cada año sucede lo mismo en la península de Corea: ejercicios militares, lanzamiento de misiles y un aumento de la retórica belicista del régimen de Pyongyang. Luego de esto, pasa la crisis y se reactivan los esquemas de cooperación internacional con ese país. Así ha sido la historia desde que se firmó el armisticio que puso un alto a la guerra de Corea (1950-1953).

A pesar del tono más moderado del nuevo presidente de Corea del Sur, Moom, hoy en día existe un riesgo latente y real del estallido de un conflicto en la península. Todo parece indicar que el cambio de la política exterior (desafiante) de la nueva administración del presidente Trump en la región cambiará la historia.

China, aliado estratégico de los coreanos del norte, no ha tenido la capacidad de detener a Kim Jong-Un; Estados Unidos ha movilizado un par de portaviones, destructores y ha realizado ejercicios militares con el ejército de Corea del Sur, sus aliados. Dejó ver la posibilidad de una intervención militar. De la misma manera, se han puesto en alerta a los más de 35 mil efectivos instalados en la región (en bases militares en Corea y Japón). Esto, como en el caso del estilo de la política disruptiva y su comunicación formal e informal de Donald Trump, hace pensar que el mensaje no sólo lleva una dedicatoria clara.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Terremoto para la transformación urbana sustentable

Leer más..

Al borde del colapso

Leer más..

La distopía mexicana

Leer más..