Asociados en prensa

Nada nuevo

Foro Internacional Anáhuac*


Por Catherine Prati Rousselet*

El siglo XXI ofrece al ser humano (siete mil 350 millones de personas) la posibilidad de conseguir de manera prácticamente instantánea la satisfacción de cualquier necesidad material e intangible, circunstancia que no solamente genera una extrema violencia social, sino que conduce a la fatídica destrucción de la especie. Para los “menos adelantados”, la posibilidad de conseguir, no es conseguir, es imposibilidad. Para los privilegiados, conseguir, es destruir.

Al final de la Segunda Guerra Mundial (1945), cuando se contaba un poco más de 50 Estados y dos mil 500 millones de personas, se creó el Sistema de Seguridad Colectiva destinado a garantizar el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales. El esquema (que nunca pretendió ni es supranacional) previene y resuelve mediante medidas colectivas basadas en la justicia y el derecho internacional cualquier controversia que la ONU define como una “situación cuya continuación es (realmente) susceptible de poner en peligro la paz y seguridad internacionales”.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

El socavón, la estrategia fallida

Leer más..

Modernización del TLCAN

Leer más..

¿Hacia un TLCAN 2.0?

Leer más..