Asociados en prensa

Peña Nixon

Genaro Lozano


Reforma

El Presidente es cercano a la gente. Así se ve en el relanzamiento de su imagen. El último intento de su sexenio por mejorar su desmejorada imagen. Así se le ve abrazando a una mujer, jugando ajedrez con un anciano, saludando efusivamente a un grupo de jóvenes indígenas. Un Presidente que le interesa su pueblo, tanto que quiere escucharlo, tanto que quiere saber qué piensa, tanto que su gobierno compró tecnología de espionaje para intervenir los celulares de activistas, periodistas y líderes de opinión críticos de su gestión.

Es la descomposición del gobierno mexicano. Un gobierno que fabricó una verdad histórica para darle carpetazo al punto de inflexión del sexenio. Un gobierno que abrió las puertas a un grupo de expertos internacionales para acompañar las investigaciones en torno a los 43 de Ayotzinapa, solo para desprestigiar sus conclusiones. Un gobierno encabezado por un Presidente que actúa como si estuviera a cargo del país, pero que no parece controlar ni sus propios pensamientos. Un gobierno que ya superó al del sexenio pasado en la irresponsabilidad del manejo de la crisis de inseguridad que vivimos.

Continúa leyendo aquí

ENTRADAS RELACIONADAS

Aniversarios

Leer más..

La respuesta ciudadana arranca decepcionando

Leer más..

Rescatar Juchitán

Leer más..