Asociados en prensa

A mí nadie me dijo, año 2050

Carlos F. Matute González 


El Universal

A mí nadie me dijo que iba a envejecer. En el 2018 que me incorporé al mercado de trabajo lo hice en la informalidad y recibía mi pago en efectivo sin que se pagarán los impuestos correspondientes y luego ingresé a una empresa donde parte de mi sueldo no se declaraba. Hoy, en el 2050, tengo cincuenta años y no cumplo con las semanas de cotización sucientes para acceder a una pensión, ni cuento con servicios médicos de institución. Nunca ahorré en mi cuenta individual en forma voluntaria, no creía que fuera necesario. A mí nadie me dijo que a mi generación, el llamado bono demográco, le tocaba vivir una sociedad envejecida, es decir, muchos adultos mayores y pocos jóvenes. Nadie me dijo que el bono sólo sería benéco si aumentábamos el ahorro y la productividad del trabajo. Muchos de mis amigos fueron “propineros” o ambulantes, sin empleo jo toda la vida, y hoy la pensión que da el gobierno no alcanza e incluso dicen que ya no la pueden pagar porque el presupuesto no alcanza, que porque dizque hay que pagar los intereses de la deuda pública que aumentó para sostener muchos programas sociales hace veinte años, de los que ya no queda nada. Poco a poco han ido desapareciendo. 

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Cita en la Casa Blanca

Leer más..

El nuevo procedimiento de responsabilidades administrativas

Leer más..

Muchos empleos, ¿y la productividad?

Leer más..