Asociados en prensa

Alejandra, el Frente y la CDMX

Genaro Lozano


Reforma

Alejandra Barrales tiene al menos tres retos como candidata del Frente a la Jefatura de Gobierno de la CDMX: legitimarse hacia adentro de su propio partido, convencer al electorado de que la alianza con el PAN no es una contradicción y ganarle la ciudad a la imparable ola guinda de Morena y su candidata, Claudia Sheinbaum. 

En el PRD la candidatura de Barrales no fue más que la crónica de una decisión previamente tomada. Las precandidaturas de Salomón Chertorivski y de Armando Ahued no tenían posibilidad alguna ante lo que ya era un hecho consumado y negociado. Barrales sería la candidata y lo demás pura simulación. Por ello, Barrales realmente no hizo precampaña. Los inteligentes spots de Chertorivski y el entusiasmo que levantó entre jóvenes perredistas y no perredistas por verlo competir contra Sheinbaum no importaron. Y aunque tanto Chertorivski como Ahued se hayan integrado a la campaña de Barrales, lo cierto es que varios liderazgos jóvenes del PRD no quedaron contentos ni con el supuesto proceso de selección, ni con la candidata.

Por ello, Barrales tiene un primer reto y es convencer a los propios simpatizantes de su partido. Un partido que se quedó sin un número importante de militantes y un partido cuyo CEN hoy está más desolado que nunca.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Cita en la Casa Blanca

Leer más..

El nuevo procedimiento de responsabilidades administrativas

Leer más..

Muchos empleos, ¿y la productividad?

Leer más..