Asociados en prensa

¿Un Trump diferente?

Andrew Selee


El Universal

En su discurso a la nación, si bien no convenció a los votantes más liberales, sí logró no parecer un líder sectario.

Antes de que hiciera su informe anual en el Congreso, había señales de que la Casa Blanca intentaría hacer algo diferente: un discurso moderado, optimista, leído en que Trump se posicionara como un negociador que había logrado grandes éxitos y se estaba posicionando para hacer más. El tema migratorio se sabia, iba a ser clave en el discurso, pero también se hablaba de la posibilidad que pusiera en la agenda nacional temas como infraestructura y comercio, que también tendrían consecuencias para Mexico.

Trump lo logro. Siguió el guión y dio un discurso que por su tono era mas moderado e incluyente de lo normal, o por lo menos de lo que nos tiene acostumbrados. Sus invitados al evento también representaban la pluralidad del país, con personas de distintos orígenes, edades y profesiones.

Desde luego, tiró golpes sutiles pero duros en algunos momentos, como cuando dijo que “todos los estadounidenses son soñadores” (para quitarle a los jóvenes indocumentados ese nombre) o cuando inició la sección del discurso sobre migración con una anécdota sobre las pandillas, sugiriendo sin decirlo que haya una conexión entre migrantes y crimen.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Cita en la Casa Blanca

Leer más..

El nuevo procedimiento de responsabilidades administrativas

Leer más..

Muchos empleos, ¿y la productividad?

Leer más..