Asociados en prensa

El problema es la captura institucional

Edna Jaime


El Financiero

Durante los últimos años, desde distintos frentes, organizaciones de la sociedad civil, instituciones académicas, el sector empresarial, legisladores de diversos orígenes y fracciones, hemos empujado la noción de fortalecer instituciones para favorecer la rendición de cuentas. Lo logrado no es menor y, sin embargo, seguimos igual. No observamos un cambio sustantivo en la calidad y eficacia de las respuestas gubernamentales a los grandes problemas que nos aquejan. Tampoco límites efectivos al ejercicio del poder. Hemos sido ingenuos al pensar que la expedición de nuevas leyes, la creación de instituciones “autónomas” y el robustecimiento de la burocracia son suficientes para darnos un sistema de gobierno que limite el poder y le dé al ciudadano lo que demanda.

Si acaso, vemos lo contrario: señales de retroceso.

Este año entró en vigor la Ley de Seguridad Interior, la cual se aprobó en el Congreso y se publicó a pesar de los fuertes cuestionamientos de organizaciones de derechos humanos, nuestras y del exterior. Esta ley le otorga un enorme poder al Ejecutivo federal, sin contrapesos ni mecanismos de rendición de cuentas de las decisiones que se tomen en esta materia.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Cita en la Casa Blanca

Leer más..

El nuevo procedimiento de responsabilidades administrativas

Leer más..

Muchos empleos, ¿y la productividad?

Leer más..