Asociados en prensa

Mano negra en el PRI

Raymundo Riva Palacio


Eje Central

Los astros se están alineando a la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador, que una vez más empieza a construir la profecía autorrealizable. Pero a diferencia de 2006 y 2012, esa predicción que a base de repetirla se va convirtiendo en realidad, cuenta ahora con la ayuda de una mano negra que sólo puede perfilarse de manera circunstancial. Tiene el color de la de Miguel Ángel Osorio Chong, aunque no hay forma de probar si el respaldo a López Obrador y la demolición de las posibilidades del PRI en las elecciones de julio, se está dando de manera directa o indirecta. Osorio Chong está muy callado y el presidente Enrique Peña Nieto ya no habla con él.

Hay evidencias concretas de que esté organizando un sabotaje a la candidatura de José Antonio Meade. Las extrañas actitudes de Osorio Chong se comenzaron antes incluso de definirse la nominación presidencial, pero en los días en que el entonces poderoso secretario de Gobernación percibía reducidas sus posibilidades de suceder a Peña Nieto. 

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Cita en la Casa Blanca

Leer más..

El nuevo procedimiento de responsabilidades administrativas

Leer más..

Muchos empleos, ¿y la productividad?

Leer más..