Asociados en prensa

Uno de cada 272

Eduardo Guerrero


El Financiero

Tepexco es un pequeño municipio poblano, ubicado en los límites con Morelos; como es frecuente en la región mixteca, es un municipio con alto grado de marginación. En el último censo, Tepexco contaba con apenas 6 mil 580 habitantes. Sin embargo, el municipio no es un lugar tranquilo, sino un hervidero de conflictos sociales y de violencia. Desde tiempo atrás, Los Rojos y otras células criminales operan en la región. El 29 de diciembre de 2016 los cuerpos de tres comerciantes fueron encontrados en un paraje del municipio. Pocos días después, el 4 de enero de 2017, un grupo de pobladores bloqueó una carretera y tomó el palacio municipal. Exigían la renuncia del alcalde, Antolín Vital Martínez, a quien acusaban de no hacer nada ante los constantes robos. Anteriormente el alcalde había sido objeto de denuncias por actos de violencia; meses atrás los roces con sus gobernados, y con otros miembros del ayuntamiento, lo habían obligado a despachar desde su casa. 

Veinte días después del bloqueo –el 24 de enero de 2017– Vital Martínez fue asesinado cuando circulaba en la carretera que va de Puebla a Izúcar de Matamoros. La Fiscalía General del estado señaló que las investigaciones apuntaban a una “venganza personal” (tal vez relacionada con alguna de las denuncias que se habían presentado en contra del alcalde). Sin embargo, en los meses subsecuentes al asesinato no se encontró a ningún culpable. La muerte de Vital Martínez no significó el fin de los conflictos en Tepexco. La actual alcaldesa también ha sido blanco de señalamientos y protestas, desde intimidación y abuso de poder, hasta de desviar los apoyos para los damnificados del sismos del 19 de septiembre. 

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Cita en la Casa Blanca

Leer más..

El nuevo procedimiento de responsabilidades administrativas

Leer más..

Muchos empleos, ¿y la productividad?

Leer más..