Asociados en prensa

Las armas nucleares tienen permiso

Mauricio Meschoulam


El Universal

Sigilosamente, el lenguaje nuclear se empieza a normalizar. Esta semana, por ejemplo, se publicó una estrategia redactada por el Pentágono mediante la que se podría permitir el uso de armas nucleares como respuesta ante ataques considerados devastadores, pero no nucleares. Dentro de las agresiones sujetas a una respuesta nuclear, se incluyen casos como ciertos ciberataques contra infraestructura estadounidense que podrían resultar “paralizadores”. Lo relevante de la nota es que, por primera vez en mucho tiempo, se está considerando una respuesta de esas proporciones ante un ataque no nuclear. Estamos regresando, parece, a la “Represalia Masiva” de Eisenhower. Paralelamente, dentro de estos mismos días hubo dos alertas falsas de misiles balísticos, una en Hawái otra en Japón, causando importantes niveles de histeria entre las poblaciones de esos sitios. La cuestión es que esas alertas, en un entorno como el que estamos viviendo, se tornan creíbles. No signica que este tipo de confrontación, después del n de la Guerra Fría, se hubiese vuelto imposible. Pero las probabilidades de una escalada atómica, en tiempos en los que se hablaba de desarme y no proliferación, eran mucho menores que en los tiempos en los que cualquier mañana de la semana se escriben tuits sobre furia, fuego y botones nucleares. Y justo cuando este tipo de notas se empieza a normalizar y cuando se comparten como si se estuviese hablando del clima o del precio del Bitcoin, nos tenemos que preguntar cómo es que transitamos desde aquellos días del desarme hasta los actuales. Hay muchos elementos que lo explican. El ascenso de Trump no es el único. Intento revisar brevemente algunos de esos temas.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Cita en la Casa Blanca

Leer más..

El nuevo procedimiento de responsabilidades administrativas

Leer más..

Muchos empleos, ¿y la productividad?

Leer más..