Asociados en prensa

Meade debe inspirarse en Colosio

Antonio Ocaranza


El Financiero

La campaña de José Antonio Meade padece la carga de sus contradicciones de origen. La preparación, honestidad, frescura y sentido común del candidato son anulados por su vinculación a un partido asociado a muchos de los males de México y a la impopularidad del gobierno. Es como si un jet con la mejor tecnología, capaz de llevar al país a nuevas altitudes, estuviera detenido en la pista por pesados vagones de inseguridad, corrupción, impunidad y rezago económico.

El candidato independiente sabe que la ciudadanía está inquieta, preocupada por problemas que este gobierno no ha resuelto. Sin duda, al presentar sus ideas y propuestas, Meade debe caminar sobre una línea frágil con un discurso que atraiga a electores independientes desilusionados del Presidente Peña Nieto y del PRI, pero que no lo aleje de las bases del partido.

Ese camino ya lo abrió Luis Donaldo Colosio el 6 de marzo de 1994 cuando habló de un México con hambre y sed de justicia. Ese México está igual de presente hoy que hace 24 años pero su discurso se identifica más con la oposición que con el PRI. 

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Cita en la Casa Blanca

Leer más..

El nuevo procedimiento de responsabilidades administrativas

Leer más..

Muchos empleos, ¿y la productividad?

Leer más..