Asociados en prensa

Comercio internacional y política doméstica

José Carreño Figueras


El Heraldo de México

La renegociación del TLCAN fue obligada por una promesa de Trump a sus partidarios.

Con todo el ruido que acompaña la renegociación del TLCAN y los temores sobre una guerra comercial entre Estados Unidos y China, es fácil olvidar que esos temas, son por ahora, meras cuestiones colaterales en el debate político doméstico estadounidense.

En alguna medida, el nacionalismo rígido, con ribetes tan xenofóbicos como proteccionistas, tan antimigrante como promotor de una visión mercantil de las relaciones internacionales definió la campaña electoral del ahora presidente Donald Trump, que a lo largo de su primer año de gobierno ha buscado, sobre todo, la cercanía con su base política. La actitud de Trump está determinada en parte por la ciega lealtad de sus partidarios y el enconado rechazo de sus críticos. Mantiene la aprobación de la gran mayoría de los republicanos, pero la antipatía de la mayoría de los demócratas y los independientes.

En ese marco llega al primer año de su gobierno.

Es el momento en que los mandatarios no sólo presentan sus logros si no redefinen políticas. Y es el momento en que algunos esperan que Trump detalle sus políticas sobre comercio, especialmente en lo que respecta a China.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Cita en la Casa Blanca

Leer más..

El nuevo procedimiento de responsabilidades administrativas

Leer más..

Muchos empleos, ¿y la productividad?

Leer más..