Asociados en prensa

Democracia Eficaz

Luis Carlos Ugalde


El Financiero

1.- No hay forma de patear la pelota o salirse por la tangente. O el gobierno federal asume sin ambigüedades el desahogo de los asuntos más inmediatos y visibles de corrupción, o el candidato presidencial del PRI naufragará aun antes de iniciar su campaña.

José Antonio Meade dijo ayer que quiere extirpar la corrupción de la política y devolverle la dignidad, pero las acciones de corrupción y las omisiones –presentes y pasadas– del gobierno y del PRI para prevenir y atacar casos concretos de peculado y cohecho, son como nubes grises que se ciernen día y noche sobre la plataforma de honestidad personal de Meade. El asunto más inmediato y notorio: el gobierno del estado de Chihuahua pide que el gobierno federal requiera la extradición del exgobernador César Duarte por un presunto caso de peculado y de financiamiento ilegal de campañas políticas. La averiguación que lleva a cabo el gobierno de Javier Corral parece contar con elementos probatorios y con denuncias de testigos que habrían recibido órdenes del mismo exgobernador. 
 

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Una renuncia por dignidad

Leer más..

La izquierda antiAMLO

Leer más..

'Lame Duck'

Leer más..