Asociados en prensa

Andrés Manuel, en el cielo

Raymundo Riva Palacio


El Financiero

Las precampañas presidenciales arrancaron este jueves con un escenario de altas expectativas para un solo candidato: Andrés Manuel López Obrador. Ciertamente en 2006 y en 2012 arrancó con amplias posibilidades de victoria, e incluso hace 12 años tenía una ventaja de 20 puntos sobre el segundo lugar. El contraargumento es que si bien en aquellas dos elecciones presidenciales López Obrador representaba la posibilidad de cambio, en esta ocasión esa esperanza ya está asimilada por el electorado, que no la ve como un atributo suficiente para marcar una diferencia. Pero ante ello, sostienen expertos en opinión pública que han trabajado para el PRI y el PAN, a partir de los análisis realizados en las redes sociales, el hábitat de cerca de 30 por ciento del electorado que votará por primera vez lo que espera en 2018 no es una elección competida, como sugiere la última encuesta pública de preferencias electorales divulgada por Consulta Mitofsky, sino que se abra tanto, que el tres veces candidato presidencial podría ganar por una diferencia de 10 puntos –aproximadamente cinco millones de votos.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Una renuncia por dignidad

Leer más..

La izquierda antiAMLO

Leer más..

'Lame Duck'

Leer más..