Asociados en prensa

Jerusalén

Enrique Berruga Filloy


El Universal

Hace algunos años, mis funciones diplomáticas me llevaron a Jerusalén. Hice un largo recorrido por las antiguas callejuelas, dejando que los pies me llevaran de forma espontánea a cualquier sitio de interés. Hasta el día de hoy guardo el recuerdo de un resquicio en un muro de piedra desde el cual puede observarse, a pocos metros, el Muro de las Lamentaciones, la Mezquita de la Roca y el Santo Sepulcro. La cantidad de historia que se acumula en cada rincón de esa ciudad es quizá incomparable en el mundo. No es por azar que Jerusalén sea uno de los sitios más venerados y, por lo mismo, más disputados del planeta.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Una renuncia por dignidad

Leer más..

La izquierda antiAMLO

Leer más..

'Lame Duck'

Leer más..