Asociados en prensa

EU: la división se agrava

José Carreño Figueras


El Heraldo de México

Parecería una novela de espionaje como las del fallecido autor estadounidense Tom Clancy: un grupo de “operativos” propone a grandes financieros privados la creación de un servicio de espionaje que reportaría a la Casa Blanca y al director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) por fuera de los canales gubernamentales y sin responsabilidad.

La propuesta habría sido hecha a ricos partidarios del presidente Donald Trump por Erick Prince, fundador de Blackwater, que conquistó fama como prestadora de servicios de seguridad y de mercenarios en Afganistán e Irak; el coronel retirado Oliver North, figura central del escándalo Irán-“Contras” de los años 80, que buscó canjear rehenes estadounidenses en Irán por armas y luego financió a rebeldes contra el gobierno sandinista nicaragüense, amen de un personaje identificado sólo como un agente retirado de la CIA.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

El muro, ¿quién lo paga?

Leer más..

Meade debe inspirarse en Colosio

Leer más..

¿Un año de fuego y furia?

Leer más..