Asociados en prensa

De mujeres y diferencias políticas

José Carreño Figueras


El Heraldo de México

El senador liberal demócrata Al Franken es la víctima más reciente de sus pecados y de una actitud cada vez menos leniente hacia lo que hace años era disculpado o simplemente ignorado.

Franken fue empujado a renunciar por la creciente presión de sus correligionarios demócratas, luego de acusaciones sobre actos de hostigamiento sexual.

Días antes, el diputado John Conyers, considerado un ícono de las luchas legislativas de los afroestadounidenses y uno de los miembros más veteranos del Congreso estadounidense, fue obligado a anunciar su retiro.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

El muro, ¿quién lo paga?

Leer más..

Meade debe inspirarse en Colosio

Leer más..

¿Un año de fuego y furia?

Leer más..