Asociados en prensa

El riesgo (real) de Meade

Raymundo Riva Palacio


El Financiero

Algo muy bueno hay que decir del presidente Enrique Peña Nieto: desde la victoria del PRI en la gubernatura del Estado de México, reposicionó a su partido como un contendiente real para las elecciones presidenciales de 2018. Esto, sin embargo, en el imaginario de la clase empresarial y la prensa política, porque entre el resto del electorado el PRI y su precandidato, José Antonio Meade, bañados por el confeti vertido sobre la escena pública, adornando la coreografía excelsa que hizo Peña Nieto para sacar como abanderado del partido en el poder a quien deseaba, sin necesidad de cesárea, sigue donde estaba antes de toda la parafernalia litúrgica tricolor: en tercer lugar de las preferencias electorales por partido, con el rival a vencer, Andrés Manuel López Obrador superando Meade dos a uno, y con la mayoría de los ciudadanos que dicen que por el PRI jamás votarían.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

El muro, ¿quién lo paga?

Leer más..

Meade debe inspirarse en Colosio

Leer más..

¿Un año de fuego y furia?

Leer más..