Asociados en prensa

Detrás de la decisión de Trump sobre Jerusalén

Mauricio Meschoulam


El Universal

“Si yo te olvidare, oh Jerusalén...”, reza una plegaria en el judaísmo, “que mi diestra se olvide de mí, que mi lengua se pegue a mi paladar, si de ti no me acordare”. Jerusalén es el sitio hacia el que todos los judíos, estén donde estén, dirigen sus rezos todos los días desde hace miles de años. La cuestión es que esa misma ciudad es aquella desde donde, según la tradición islámica, Mahoma se elevó al cielo y en donde se encuentran dos de las mezquitas más importantes para esa religión. También es el sitio donde Jesús fue crucificado, donde, para el cristianismo, resucitó, y donde se halla el Santo Sepulcro. Es decir, la relevancia religiosa y simbólica de esa ciudad es difícil de poner en palabras; de ahí las pasiones que este tema puede desatar. Eso explica también el que una parte del liderazgo israelí en 1949 se opusiera a trasladar la capital del estado judío de Tel Aviv hacia esa ciudad, prevista por la ONU para ser gobernada bajo un régimen internacional especial. Ya desde entonces se comprendían las delicadas implicaciones de ese paso. A pesar de ello, la moción se aprobó, y en 1950 se publicaba la ley que convertía a Jerusalén en capital de Israel. Lo que no ocurrió fue el reconocimiento de la nueva capital por parte de la mayor parte de la comunidad internacional, ni siquiera del gran aliado israelí, Estados Unidos, pues además de lo religioso, las aspiraciones de un estado palestino incluían desde entonces, a esa misma ciudad o, al menos, a una sección de ésta como su capital. Lo anunciado por Trump ayer, entonces, no modifica en lo esencial aquella vieja decisión de Israel o la actividad política, legislativa y jurídica que tiene lugar ahí desde hace décadas. El impacto de la decisión se ubica, en cambio, en la política exterior de EU con respecto a su aliado y con respecto a Medio Oriente, en la dinámica diplomática regional, en el proceso de paz palestino-israelí, y en las expresiones violentas que se pudieran detonar a partir de todo ello.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Stateless Americans

Leer más..

EU: la división se agrava

Leer más..

El camino hacia pacto migrante

Leer más..