Asociados en prensa

Algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul

Verónica Ortiz


El Heraldo de México

La liturgia política se apegó al protocolo. Y para sellar el matrimonio entre aspirante y partido, el “destape” de José Antonio Meade como precandidato presidencial del PRI cumplió la tradición de lo nuevo, lo viejo, lo prestado y lo azul.

Lo nuevo es el propio personaje. Un secretario de estado con sobresalientes credenciales académicas y probada experiencia en la administración pública. Lo inédito, sin embargo, es su falta de filiación partidista y de fogueo electoral. Meade nunca ha hecho campaña ni competido por un cargo público.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Cita en la Casa Blanca

Leer más..

El nuevo procedimiento de responsabilidades administrativas

Leer más..

Muchos empleos, ¿y la productividad?

Leer más..