Asociados en prensa

Huelga de brazos caídos en el PRI

Ruth Zavaleta


Excélsior

Ningún sistema con democracias consolidadas con las características que expresó Robert Dahl, en su teoría sobre la Poliarquía, puede ser cierta sin un sistema real de partidos políticos. Pero, ¿cómo fortalecemos el sistema de partidos si día a día crece la desconfianza ciudadana para ellos y ni siquiera los militantes se sienten incluidos en la toma de decisiones?

En nuestro país, hace apenas medio siglo que se reconoció la necesidad de establecer en la norma constitucional a los partidos políticos como figuras relevantes del proceso de legitimidad de la representación política. No obstante que desde 1911 la ley electoral ya determinaba que para constituir un partido político se requerían 100 ciudadanos, ninguna Constitución Política de las promulgadas hasta 1917 contemplaba esta figura. La Carta Magna vigente integró por primera vez la palabra “partido” hasta 1963.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Stateless Americans

Leer más..

EU: la división se agrava

Leer más..

El camino hacia pacto migrante

Leer más..