Asociados en prensa

La oveja entre los lobos

Enrique Berruga Filloy


El Universal

Pepe Meade no se merece lo que le está sucediendo. La hazaña que le pide realizar el PRI pertenece al ámbito de los milagros. Lograr que una sola persona pueda limpiar y embellecer un prado tan extenso de corrupción, impunidad y complicidades es una tarea punto menos que imposible.

Como muchos otros mexicanos, tengo una impresión favorable de Meade. Tiene una sólida preparación académica, una experiencia muy variada en tareas de gobierno, es mesurado, de trato amable, cordial. No parece ser un hombre de ambiciones desmedidas ni en el terreno del poder, ni en el de la acumulación de riqueza. Tiene una aversión natural al escándalo y al conflicto. Es un hombre conciliador y convincente. En suma, él no es el problema, sino el contexto nacional en que se desarrollará la campaña y los personajes que rodean su candidatura. El lastre mayor es el desprestigio del partido que lo postula.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Stateless Americans

Leer más..

EU: la división se agrava

Leer más..

El camino hacia pacto migrante

Leer más..