Asociados en prensa

La campaña de 2018 para la reivindicación de la política

Luis de la Calle


El Universal

Ante el desprestigio, ganado a pulso, de la clase política, está de moda presentarse como ciudadano e identificar en él la solución para todos los problemas. La calidad de ciudadano es, por supuesto, clave para la vida democrática y para la modernización del país. Sin embargo, la promoción ciudadana puede llevar al extremo del rechazo de la política como método para la convivencia social y la gobernabilidad. Esto es un gran error y un peligro. Las sociedades con animadversión a la clase política terminan por generar populismo y gobiernos no democráticos.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

EU y Rusia: la rivalidad revive

Leer más..

China, México y la OMC

Leer más..

Andrés Manuel, en el cielo

Leer más..