Asociados en prensa

La “epojé” del TLCAN

Adolfo Laborde


El Arsenal

La palabra epojé proviene del griego “epokhé” que significa etimológicamente “suspender”. El filósofo Husserl dentro de su método fenomenológico le da un sentido de “suspensión” al referirse a la puesta entre paréntesis de la realidad del mundo que conduce a la apropiación de la realidad del yo, de la propia conciencia.

Esto, pienso, es lo que deberíamos de hacer en un ejercicio práctico de salud mental, emocional y económica del país. Tras la finalización de la 5 roda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) y en un ejercicio de honestidad o en honor a la verdad, de todos los sectores que han intervenido en esta y las otras 4 mesas de negociación, deberíamos de aceptar que el futuro del proceso de negociación del TLCAN lejos de estar llegando a buen puerto, pasa por una tempestad que difícilmente le permitirán subsistir. No se ha avanzado en casi nada cuando hablamos técnicamente del cierre de los acuerdos en los distintos capítulos del Tratado. Lo poco acordado ha servido como un paliativo esperanzador que puede desaparecer en cualquier momento. Si a esto agregamos los tiempos políticos que se avecinan (elecciones en el 2018) en México y Estados Unidos, el panorama se torna realmente opaco.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

EU y Rusia: la rivalidad revive

Leer más..

China, México y la OMC

Leer más..

Andrés Manuel, en el cielo

Leer más..