Asociados en prensa

Perspectiva de democracia

Luis Rubio


Reforma

 Cuando, en los setenta, el país comenzó a adoptar formas democráticas, la esperanza era que esa forma de gobierno gradualmente iría adquiriendo fuerza propia, creando condiciones para el desarrollo de una manera mucho más estable y permanente. Las sucesivas reformas electorales y políticas, se suponía, traerían consigo un entorno de civilidad que permitiría dar un gran salto hacia la democracia y la civilización. Ya desde entonces, un profundo conocedor de México, John Womack, advertía que esto no era lo natural: “la democracia no produce, por sí misma una forma decente de vivir; más bien, son las formas decentes de vivir las que producen la democracia”.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

EU y Rusia: la rivalidad revive

Leer más..

China, México y la OMC

Leer más..

Andrés Manuel, en el cielo

Leer más..