Asociados en prensa

Los contrastes de Donald

Enrique Berruga


El Universal

Pareciera que Estados Unidos estuvo representado por dos presidentes distintos durante la extensa gira de Donald Trump por el Asia. Durante su visita a cinco países de la zona, el mandatario estadounidense llevó únicamente dos temas en la agenda: las amenazas nucleares de Corea del Norte y el comercio, en su mayoría deficitario con las naciones del Asia-Pacífico.

Frente al primer asunto, Trump hizo un llamado a construir un frente unido contra el régimen de Kim Jong-un, a aplicarle las sanciones dictadas por el Consejo de Seguridad de la ONU y apelar a la diplomacia china para que persuada al norcoreano de cancelar sus ensayos balísticos. En este caso, el ocupante de la Casa Blanca ha encontrado que la concertación multilateral es la mejor receta para atemperar a un régimen agresivo e impredecible. Se habrá dado cuenta de que lanzarse en solitario contra Corea del Norte y amenazarla con “fuego y furia” no ha hecho más que confirmarle a Kim que sus inversiones en armamento nuclear le están rindiendo los resultados esperados; lograr que Washington renuncie a cualquier intento de remover al régimen. La moneda de cambio es ahora clara: si Trump garantiza la permanencia del gobierno de Kim, éste se abstendrá de amagar a sus vecinos y a Estados Unidos con sus juguetes nucleares.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

EU y Rusia: la rivalidad revive

Leer más..

China, México y la OMC

Leer más..

Andrés Manuel, en el cielo

Leer más..