Asociados en prensa

Malabares sin red

Verónica Ortiz


El Heraldo de México

A ocho meses de la elección del 2018 vivimos una auténtica incertidumbre democrática. A diferencia de anteriores contiendas presidenciales, los partidos protagonistas de la doble alternancia no tienen aspirantes punteros ni claros favoritos. Existe la sensación de que cualquier cosa puede suceder.

Desafortunadamente, esta sana incertidumbre se da en un entorno de poca tranquilidad. En el exterior, seguimos viendo eventos impensables previamente. Por ejemplo,  la rápida involución del procés catalán, luego de la ilegal declaratoria de independencia y posterior huída a Bruselas del destituido presidente Puigdemont. Con el respaldo del Congreso, el gobierno central ha procedido a tomar control de la situación y, de manera acertada, convocar a elecciones el 21 de diciembre.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Sereno, moreno

Leer más..

El despertar de las mujeres

Leer más..

El mensaje de Andrés Manuel

Leer más..