Asociados en prensa

Un Pétrus para el fiscal

Raymundo Riva Palacio


El Financiero

Santiago Nieto, quizás involuntariamente, es un genio de la distracción. Habló pública, aunque indirectamente, de la investigación en la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales contra Emilio Lozoya, el exdirector de Pemex, a quien denunció el PRD de haber recibido dinero de Odebrecht para la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, por lo que lo cesaron. Esto detonó un escándalo, y al unísono fuerzas políticas y sociales gritaron que el gobierno, para impedir que profundizara en sus pesquisas, lo defenestró. Abusados. Lo que hizo Nieto es mucho más grave de lo que ven, pero al mismo tiempo, no están viendo.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Sereno, moreno

Leer más..

El despertar de las mujeres

Leer más..

El mensaje de Andrés Manuel

Leer más..