Asociados en prensa

Construyendo la C del Frente Ciudadano

Cecilia Soto


Excélsior

El proceso electoral de 2018 inició el pasado 8 de septiembre, así que toda propuesta de “modificación legal fundamental” de nuestro arreglo electoral debería haberse presentado bien antes del 10 de junio. Y, sin embargo, el Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados presentó el 24 de septiembre una iniciativa de reforma constitucional que alteraría constituciones y leyes federales y locales en materia electoral, eliminando el financiamiento público a los partidos políticos y las figuras de diputados y senadores plurinominales.

No hay nada interesante en el proceso de dictaminación de esa iniciativa: la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara sólo tiene que utilizar el sello que dice “Desechada por Notoriamente Improcedente”, citando el mencionado artículo. Lo interesante viene al intentar comprender cómo un grupo parlamentario encabezado por un buen abogado constitucionalista acepta hacer ese ridículo mayúsculo. Mi hipótesis tiene que ver con el sismo, pero no con el del 19 de septiembre, sino con el del 14 de octubre de 1987, exactamente hace 30 años. El PRI padece del Síndrome de Estrés Postraumático.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Sereno, moreno

Leer más..

El despertar de las mujeres

Leer más..

El mensaje de Andrés Manuel

Leer más..