Asociados en prensa

Predial y seguro de daños

Julio Madrazo


El Financiero

Cada año nuestro país vive efectos devastadores por los desastres naturales, y septiembre fue particularmente duro. A raíz de lo que hemos vivido, debemos hacer un análisis serio de qué políticas públicas se necesitan para estar mejor preparados, como país y en los hogares, ante los embates de la naturaleza.

Sobre todo, ya que son precisamente las familias y las comunidades que menos tienen, las más sufren los efectos de estas tragedias. El mismo huracán o terremoto puede ser un inconveniente para una familia con recursos, y una calamidad para quienes carecen de ellos.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

El mayor riesgo para México: que siga el PRI

Leer más..

Un aniversario importante

Leer más..

El capricho de Trump

Leer más..