Asociados en prensa

Cuarta sesión

Foro Internacional Anáhuac


Excélsior

Por Carlos Camacho Gaos

La regionalización del comercio internacional es una realidad vigente desde el inicio de este siglo, por lo que seguir este camino es lo que debe orientar nuestra política comercial, la competitividad y la adaptabilidad al cambio se logra como región, no como la suma de países, este hecho lo comparte abiertamente Canadá, mientras que la administración de Trump pareciera no entenderlo.

Nos encontramos ya en la cuarta sesión de negociación de la modernización del TLCAN y la incertidumbre sobre cuál puede ser el desenlace ha crecido, aunque aún hay optimismo por parte de expertos de los tres países, reunidos la semana pasada en Puebla en el simposio sobre el tema que organizaron las Universidades Anáhuac México, Calgary y Estatal de Arizona en el sentido de tener al final del proceso un resultado positivo. Ciertamente, posiciones radicales como las anunciadas de manera no oficial implican la intención de romper el acuerdo; sin embargo, si esta fuera la posición real de Estados Unidos, ¿para qué negociar y perder el tiempo?

Deseamos que se trate sólo de una “táctica” de negociación. Afortunadamente, se cuenta ya con una amalgama de propósitos y acciones coordinadas entre el sector privado nacional y las autoridades negociadoras, que comparten esfuerzos con las empresas y productores interesados en Estados Unidos; es el momento de hacer valer la fuerza de cabildeo para orientar a los negociadores estadunidenses sobre lo que realmente necesita su economía.

Continúa leyendo aquí

ENTRADAS RELACIONADAS

¿Los migrantes como ficha de negociación?

Leer más..

¿Qué nos dice Cívica?

Leer más..

El TLCAN: navegar en aguas turbulentas…

Leer más..