Asociados en prensa

Las Naciones-Estado rechazan los regionalismos

José Carreño


El Heraldo de México

En un país como México es inevitable que haya simpatías por los separatistas catalanes, como las ha habido en su momento por los vascos. Pero también un enorme afecto por la idea de una España única -aunque nunca lo fue, gracias a su diversidad.

El globalismo trajo como consecuencia la recreación de regionalismos. Algunos latentes, otros, existentes, pero disminuidos. La idea de que una región puede existir sin pertenecer a una nación-Estado tomó fuerza y el resurgimiento de viejos anhelos ha sido una norma en Europa, como señalan los referendos escoceses o las ambiciones de la liga del norte de Italia.

Continúa leyendo aquí.

ENTRADAS RELACIONADAS

Tratado de comercio condicionado

Leer más..

Japón levanta la mano

Leer más..

La política unilateral de Trump

Leer más..