Asociados en la prensa http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa Tue, 25 Apr 2017 01:22:03 -0500 Joomla! - Open Source Content Management es-es Una paradoja http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6089-una-paradoja http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6089-una-paradoja

Una de las reacciones y consecuencias más anticipables del discurso de Trump a lo largo del último año y medio hubiera sido un rápido crecimiento de sentimientos anti-americanos en México. Y, sin duda, eso ha ocurrido, pero con matices que son significativos. Para comenzar, por más que el nuevo presidente estadounidense se ha referido a todos los mexicanos, la principal reacción de quienes viven en Estados Unidos en la ilegalidad es una simple y natural: miedo, cuando no pavor. Quienes están en la mira no tienen tiempo para odiar.

]]>
beto@iconograph.com.mx (Luis Rubio) Asociados en la prensa Sun, 23 Apr 2017 18:19:24 -0500
El fin del bipartidismo en Francia http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6088-el-fin-del-bipartidismo-en-francia http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6088-el-fin-del-bipartidismo-en-francia

Es el turno de Francia: este domingo 23, los ciudadanos saldrán a votar en una primera vuelta por su próximo presidente. Hay once candidatos de los cuales dos pasarán a la segunda ronda. Es una carrera de cuatro: Marine Le Pen (extrema derecha), Emmanuel Macron (centro), François Fillon (derecha) y Jean-Luc Mélenchon (extrema izquierda), están casi empatados en las encuestas, sin embargo aún el 40 por ciento del electorado se declara indeciso y el 30 por ciento no está seguro de votar en la primera vuelta. Esta fragmentación del sistema político ocurre en una economía estancada (con una tasa de crecimiento anual casi nula, de uno por ciento en los últimos cuatro años), un sistema social que urge reformar y bajo continuas amenazas terroristas.

]]>
beto@iconograph.com.mx (Lourdes Aranda) Asociados en la prensa Fri, 21 Apr 2017 19:03:33 -0500
Legisladores Tamarindo http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6085-legisladores-tamarindo http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6085-legisladores-tamarindo

Muchos de los lectores no recordarán que a los agentes de tránsito les decíamos “Tamarindos” por el color beige-café de su uniforme. Traigo esto a colación, porque en el léxico político-legislativo de nuestro país, existe el concepto “transitar” para referirse a la viabilidad de que una ley pase o no por el voto de los legisladores. Cuando escuchamos a un senador decir que la iniciativa “no transita”, está diciendo que no hay las condiciones o las ganas para que eso suceda. 

La procuración de justicia eficaz, transparente, creíble, es una condición indispensable para el fortalecimiento de la democracia en México. De ahí el espíritu de la reforma constitucional en el 2014 que creó la Fiscalía General de la República. Sin embargo, siendo que en el Pacto por México se trabajó en sigilo, dicha reforma constitucional no pudo mejorarse con una participación más amplia de actores. 

Afortunadamente hoy existe la posibilidad de hacerlo; senadores de PRI, PAN y PRD han propuesto iniciativas para reformar el artículo 102 de la Constitución para dichos efectos. Sin embargo, se podría ir más lejos y hacer la tarea bien.

Los aspectos propuestos por el colectivo #FiscalíaQueSirva para ser incluidos en la reforma del 102 son reforzar las reglas de competencia y atracción, incluir mecanismos de control con mayor participación ciudadana, contar con servicios periciales autónomos, mejorar las reglas de designación del titular y las características del perfil, contar con un área especializada para la investigación de graves violaciones a derechos humanos, generar las bases para un nuevo modelo de investigación penal capaz de embestir contextos de macro-criminalidad, graves violaciones, la utilización de técnicas de análisis de contexto entre otros. Además contar con un personal capacitado cuya designación, ascenso y permanencia esté regida por el mérito.

Esto significa ir más allá de resolver el pase automático del titular de la Fiscalía, y el pase automático de los recursos humanos y materiales; significa sentar las bases para construir una Fiscalía con mucho mayor calado. La Fiscalía que México requiere con urgencia. ¿Será que transita en el Senado?

 

Fuente: El Financiero

 

 

Twitter: @julio_madrazo

]]>
beto@iconograph.com.mx (Julio Madrazo) Asociados en la prensa Wed, 19 Apr 2017 18:25:42 -0500
Peor aún: unilateralista, no aislacionista http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6084-peor-aun-unilateralista-no-aislacionista http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6084-peor-aun-unilateralista-no-aislacionista

Las últimas semanas del gobierno de Donald Trump se han caracterizado por cambios de posiciones sobre un conjunto de temas, lo que ha llevado a algunos a pensar que Trump ha cambiado o que la realidad se ha impuesto. La gobernadora de la Reserva Federal pasó de ser mala a buena, China dejó de ser manipuladora de divisas, la obsoleta OTAN ahora es útil y las víctimas sirias finalmente lo son.

Estos cambios han sido también interpretados a la luz de la lucha cortesana entre el yerno, Jared Kushner, que aboga por una política exterior más responsable y acorde con la tradición y Steve Bannon el asesor estratégico más inclinado a distanciarse del mundo. Muchos han interpretado los cambios de 180º como victorias para Kushner y antesala de la salida de Bannon, pero estas conclusiones son prematuras.

No pocos observadores han dicho que Trump no tiene una visión clara del mundo ni una estrategia para enfrentar sus difíciles y complejos retos actuales, si bien reconocen en él una fuerte tendencia aislacionista que tiene una larga tradición en Estados Unidos. Concluyen que su deseo de hacer a ‘América grande otra vez’ implica no inmiscuirse en asuntos externos y alejarse de lo global en la medida de lo posible.

Sin embargo, ésta no es la única lectura, ni quizá exacta, ni prudente. La alternativa es reconocer que Trump, basado en muchas, pero no todas, las ideas de Bannon, sí tiene una visión y una estrategia, pero que no son positivas para el mundo y que deben ser enfrentadas.

Trump, y muchos de sus seguidores, creen firmemente que el resto de los países ordeñan, y han ordeñado, a Estados Unidos desde hace años. Que esto explica el mayor número de problemas de ese país (no saben lo que es tener problemas), desde el déficit comercial, hasta el déficit del sector público, el desempleo, la inseguridad, el terrorismo, las adicciones, la desesperanza y otros. La forma de solucionarlos es muy sencilla: parar la ordeña. Una vez que el resto sea desconectado de las ubres, no habrá déficit, la carga impositiva será menor, los ciudadanos más ricos, las calles más seguras, la economía más próspera.

En su visión, la culpa es de la desproporcionada participación de Estados Unidos en la cooperación internacional, de la pesada carga impuesta en su economía para terminar con el calentamiento global, del subsidio para la defensa de amplias zonas del mundo, de los acuerdos comerciales que han abierto su mercado pero no el de otros, del sistema impositivo que penaliza la competitividad de sus empresas con respecto a otros que los discriminan, de la existencia de organismos internacionales donde es necesario lograr mayorías, de los otros países que son fuente de inseguridad y de inmigración no deseada.

Que estas afirmaciones sean falsas no es, en la mente de Trump y Bannon, relevante ni debe tomarse en cuenta. Funcionó como estrategia electoral con un grupo amplio de votantes y puede funcionar como estrategia de negociación en el ámbito internacional.

De las acciones que implican una reciente reversión, la que ha recibido mejores calificaciones fue el bombardeo con 59 misiles Tomahawk de la base aérea siria Al Shayrat. Esta acción ha sido interpretada como una segunda toma de posesión como presidente de Estados Unidos, la primera gran decisión como comandante en jefe, como un cambio radical que implica un involucramiento con el mundo, una muestra de voluntad para el uso de la fuerza, un repudio al uso de las armas químicas contra civiles indefensos, incluidos niños, una advertencia a Bashar Al Assad de que no se tolerará el cruce de líneas rojas, como una derrota a Bannon.

Pocos días después, Estados Unidos haría dos despliegues más de fuerza: el lanzamiento de la madre de todas las bombas para destruir un refugio del Estado Islámico en Afganistán y el envío de una armada al golfo de Corea como disuasivo contra el desarrollo de capacidad de transporte de largo alcance de ojivas nucleares por parte del líder norcoreano Kim Jong-un. Trump espera que doblegar a Kim se convierta en la reivindicación del uso unilateral de la fuerza y garantice su éxito en la Casa Blanca.

El común denominador de estos tres despliegues no es el fin del aislacionismo, sino la reafirmación del unilateralismo. Estas medidas se implementan sin tomar en cuenta el costo a terceros, en medio oriente y Afganistán, pero también con respecto a Corea del Sur y Japón. Las acciones militares, además del blanco específico que buscaban, tienen como objetivo que Rusia, Irán, China, Corea del Norte, pero también países aliados, internalicen la nueva forma de tomar decisiones en materia de seguridad: sin mayores consultas, sin prevención y sin un proceso de pesos y contrapesos al interior del gobierno de Trump.

Es posible que la popularidad doméstica del presidente de Estados Unidos haya subido a raíz del bombardeo en Siria y los despliegues en Asia, como resultado natural de apoyar a su propio país y como reacción al uso del poder presidencial. Más aún, Trump ha recibido apoyo de aquéllos que anhelan un cambio que lo aleje del aislacionismo, pero también de sus propios seguidores que verán mayoritariamente en el unilateralismo una reafirmación de poner a Estados Unidos primero. Algunos, los auténticos aislacionistas, más en la extrema derecha, condenan el involucramiento de su país en el mundo. La pregunta es si Bannon resulta, siendo ambos, más aislacionista que unilateralista.

No obstante, el discurso inaugural en enero, escrito por Bannon, y centrado en la supuesta relación injusta que tiene Estados Unidos con el mundo apunta a que el restablecimiento unilateral del equilibrio de condiciones pesa más que solamente aislarse. Aunque las dos vertientes son mala noticia, el unilateralismo es más peligroso que el aislacionismo.

El mismo patrón se observa en otros temas. Para Trump un elemento esencial de la reforma tributaria es revertir la situación supuestamente desfavorable para sus empresas. Por eso insiste en que la reforma será espejo de impuestos que cobran otras economías y que para cerrar el déficit presupuestario se pueden grabar importaciones de tal suerte que el ajuste fiscal no lo pague Estados Unidos. Se observa también en la insistencia de estudiar y proponer soluciones para el déficit comercial, para que dejen de ‘perder’.

Una de las principales razones que explican el permanente déficit comercial de Estados Unidos reside en el “privilegio exorbitante” que implica que el dólar sea la moneda de reserva irremplazable. ¡Ahora resulta que los republicanos quisieren cerrar su brecha fiscal imponiendo un impuesto a las importaciones y un subsidio a las exportaciones que sería recaudador neto gracias al déficit comercial, que resulta de un privilegio exorbitante!

La implementación de esta visión unilateral tiene dos problemas: uno de diagnóstico ya que el mundo no ordeña a Estados Unidos, por lo que se acabará enfrentando con la realidad de que la colaboración e intercambio contribuyen al bienestar doméstico. Dos, de ego. A Trump le gusta sentirse jefe de Estado, presumir Mar-a-Lago, que los demás líderes del mundo hablen bien de él. La triste esperanza de que el unilateralismo sea atemperado por la adulación.

Fuente: El Universal

Twitter: @eledece

 

]]>
beto@iconograph.com.mx (Luis de la Calle Pardo) Asociados en la prensa Wed, 19 Apr 2017 18:15:10 -0500
¿Quiénes recibieron los sobornos en Pemex? http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6082-quienes-recibieron-los-sobornos-en-pemex http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6082-quienes-recibieron-los-sobornos-en-pemex

“Lo que hoy sucede en Brasil no es algo reciente ... Hablamos de hace 30 años (de ese sistema de hacer negocios entre las empresas y el Estado). Era una forma de hacer negocios institucionalizada. Era algo normal debido a la cantidad de partidos que hay. ¿Cuál era el objetivo de la competencia electoral entre los partidos?, ¿competían por el cargo? Todo el mundo sabía que no. Competían por los presupuestos y colocaban estratégicamente a sus personeros de confianza con la finalidad de recaudar recursos para sus partidos y para los políticos. Hace 30 años que así se hace. Lo que me llama la atención es que ahora todos finjan sorpresa”.

Lo que sí es novedoso es que la opinión pública en México dejó de considerar “normal” el capitalismo de compadres, practicado por décadas por priistas y aprendido con maestría por panistas en los sexenios azules. Más temprano que tarde caerá la reserva impuesta arbitrariamente por la Procuraduría General de la República para no dar a conocer los nombres de los implicados en el escándalo de sobornos dados por Odebrecht a funcionarios de Pemex. Y digo que es totalmente arbitraria porque peruanos y colombianos ya conocen las acusaciones contra su clase política, ya cayó un ministro en Perú e incluso ha aparecido el nombre del actual Presidente colombiano. Que no nos trate el señor procurador como infantes.

Pero los dichos de Emilio Odebrecht se aplican también a México. Aquí también eran (y son) “normales” las comisiones extra para conseguir contratos, los sobornos, los regalos y vacaciones pagadas a los funcionarios públicos para asegurar favores (recuerden OHL y el secretario de Comunicaciones en el Edomex), las licitaciones amañadas que se ganan con cotizaciones bajas y cuyas obras siempre terminan con precios inflados, margen que permite pagar las mordidas y los sobornos.

Se recordará que la conexión mexicana en el escándalo Odebrecht fue dada a conocer por la Comisión del Mercado de Valores de los Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés, Securities and Exchange Commission). Pero ésta no es la primera vez que la SEC menciona a empresarios mexicanos y a nuestro querido y maltratado Pemex. Vale la pena conocer la acusación, en 2008, de la SEC contra la empresa alemana Siemens. En mi blog (ceciliasotog.com) encontrarán las versiones completas en inglés y en español de la demanda de la SEC. En su alegato contra Siemens, la SEC detalló el caso número once de sobornos a funcionarios públicos (las cifras siempre están en dólares americanos):

“Proyecto de Modernización de Refinería en México

A finales de 2004, Siemens PG and Siemens S.A. de CV, una filial local, realizó por separado tres pagos ilícitos, totalizando aproximadamente 2.6 millones, a consultores de negocios bien relacionados políticamente, esto con la finalidad de ayudarlos para que se aprobaran las reclamaciones sobre los costos que se habían elevado de tres proyectos de modernización de refinerías en México. Una porción de ese pago fue encaminada a un funcionario senior de la empresa petrolera de propiedad del gobierno mexicano, Petróleos Mexicanos (“Pemex”), a través del consultor. El funcionario tenía una posición de influencia para llegar a una solución. Los pagos se llevaron a cabo con el conocimiento y aprobación del entonces CEO de la empresa regional de Siemens en México. Los pagos fueron respaldados por facturas que reflejaban servicios de consultoría que no fueron provistos o se encontraban vagamente descritos. Una parte del trabajo de Siemens en esos contratos se llevó a cabo por una subsidiaria regional en Atlanta, y otra parte del financiamiento del contrato fue provisto por el U.S. Export-Import Bank en Whashington, D.C.”

Este documento es absolutamente público y si lo conozco yo, seguro también lo conoce la Secretaría de la Función Pública y la PGR. ¿Qué han investigado las autoridades? ¿Qué consultoría se prestó para canalizar sobornos a funcionarios de Pemex? ¿Esa empresa continúa prestando asesorías? ¿Quién es el funcionario bien situado que logró que se aceptara pagar los sobrecostos a Siemens? En la Cámara de Diputados tomaremos muy en cuenta la denuncia de la SEC para la discusión de la nueva Ley de Obra Pública, pues es todo un manual de muchas de las mañas del capitalismo de compadres: me das y te doy.

Fuente: Excélsior 

Twitter: @ceciliasotog

 

]]>
beto@iconograph.com.mx (Cecilia Soto) Asociados en la prensa Mon, 17 Apr 2017 18:45:02 -0500
¿El fin de Europa? http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6081-el-fin-de-europa http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6081-el-fin-de-europa

En apenas una semana, un país en el corazón y otro en la periferia de Europa habrán decidido si le dan o no la espalda al viejo sueño de integración y unidad continental.

Escribo estas líneas cuando comienzan a fluir los resultados del referendum convocado por el presidente de Turquía, Recip Erdogan, para transformar fundamentalmente al sistema político de su país y, de paso, acumular tal cantidad de poder que el parlamentarismo cederá el paso a una presidencia ejecutiva, obviamente en sus manos.

Todo parece indicar que la iniciativa del presidente turco ha resultado ganadora, aunque por un pequeño margen que ya es cuestionado por la oposición, que exige un recuento de votos. A menos que se dé una sorpresa mayúscula, una vez confirmado el triunfo de Erdogan veremos a Turquía no solo más cerca de un presidencialismo absoluto, sino también mucho más lejos de la democracia competitiva y pro occidental que fue durante tanto tiempo.

Tras décadas de buscar un acercamiento mayor y su integración —en el más amplio sentido de la expresión— a Europa, Turquía toma una nueva ruta, en la que muchos de los valores políticos y diplomáticos que había adoptado se quedarán marchitos junto a su fallido intento de ingreso a la Unión Europea. La Turquía de Erdogan será menos plural, menos tolerante, mucho más represora de la disidencia y del separatismo kurdo. Si ya había utilizado el reciente intento fracasado de golpe de Estado para limitar libertades sociales e individuales, ahora Erdogan podrá consolidar su poder y su proyecto, que ya no contempla como antes a Europa,

El país que más se opuso a la entrada de Turquía a la Unión Europea es, paradójicamente, la otra nación cuyos votantes podrían dar una puñalada al proyecto continental. La carrera por la presidencia de Francia, que tradicionalmente sirve de escaparate al hiperderechista y xenófobo Frente Nacional, concentra ahora no solo a uno, sino a dos candidatos que están fundamentalmente opuestos al proyecto europeo.

Marine Le Pen es el rostro “bonito”, maquillado, presentable, de una organización que se alimenta del más rancio racismo francés, le añade un componante nazi/fascista y lo disfraza de defensa de los valores tradicionales. En esta ocasión suma a su atractivo de siempre dos nuevos factores: el creciente descrédito e impopularidad de la UE y su capital Bruselas por un lado, y el apoyo ruso a la candidatura de la señora Le Pen, manifestado no solo en un encuentro lleno de sonrisas con Vladimir Putin, sino también en el apoyo encubierto a veces y otras descarado, de los promotores rusos de los  fake news  en las redes sociales.

Generalmente no sería motivo de alarma ver al Frente Nacional disputando el primer lugar en las encuestas a estas alturas, ya que el sistema electoral francés, de segunda vuelta, virtualmente elimina las posibilidades de que gane un candidato o partido demasiado radical. Pero en esta ocasión se combinan lo grisaceo del candidato del Partido Socialista, Benoit Hamon, con el mal desempeño del presidente François Hollande para hacer casi imposible una victoria Socialista. El abanderado conservador, François Fillon, tiene un historial de escándalos más digno de un país tercermundista, lo cual lo tiene estancado en los sondeos. Y de la mediocridad socialista y la desfachatez conservadora ha surgido lo inimaginable: un candidato comunista (o neo comunista), Jean Luc Melenchon, también opuesto a la Unión Europea, a la OTAN y a las alianzas tradicionales de Francia. Y si le creemos a las encuestas más recientes, tanto Le Pen como Melenchon se podrían colar a la segunda vuelta electoral.

Y ahí sí, mis queridos lectores, ardería París. Y Bruselas. Y todo lo que huela a la Europa que se creía dueña del siglo XXI.

Es probable que no lleguemos a eso. Es muy deseable que no lleguemos a eso. Pero el simple hecho de que sea posible nos habla del triste estado que guarda el proyecto europeo.

Fuente: El Universal

Twitter: @gabrielguerrac

 

 

 

]]>
beto@iconograph.com.mx (Gabriel Guerra Castellanos) Asociados en la prensa Mon, 17 Apr 2017 18:36:51 -0500
La detención de Javier Duarte http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6080-la-detencion-de-javier-duarte http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6080-la-detencion-de-javier-duarte

La detención de Javier Duarte admite una triple lectura. Por un lado, está claro, que para el régimen el cumplir con una orden internacional de aprehensión es un avance en su estrategia de presentarse ante la opinión nacional e internacional como un gobierno comprometido con esa agenda. No debe ser cómodo para un gobierno estar emitiendo fichas internacionales de busca y captura de quienes fueron sus militantes distinguidos y gobernadores de entidades federativas impulsados por sus siglas. Los podrán expulsar, renegar de ellos, incluso decir que fueron unos traidores a su causa, pero en última instancia el desgaste que supone para ese instituto político es innegable. Con los tiempos que corren en países como Brasil. Perú o Colombia, México no puede jugar a su particularismo y apostar que la corrupción y el desfalco de las finanzas públicas forman parte de una, llamémosla así, “cultura política nacional” que ha acuñado frases tan poco afortunadas como: “roban pero crean prosperidad” o “lo que en política se compra con dinero resulta barato”. 

Ese esquema de hacer política hoy está en crisis, pero como vemos tiene mil formas de resistirse. Y el primer síntoma es minimizar el hecho y decir que no tenían necesariamente vínculos con el crimen organizado. Algo así como: robó pero nunca se metió con Los Zetas. Si México quiere efectivamente mostrarse comprometido en la lucha contra la corrupción debe demostrar que la detención de Duarte no es más que el inicio del camino y no saldrá del proceso con una fianza ridícula. Ahora bien, a pesar de la red de protección que permitió a Duarte fugarse y esconderse durante varios meses, finalmente es detenido en Guatemala. Para el gobierno era una necesidad casi ineludible hacerlo en la medida en que buena parte de los servicios de seguridad estaban en entredicho. No era creíble que con todo el despliegue tecnológico de que disponen para seguir a sus objetivos no hubiese un rastro claro de alguna llamada telefónica o alguna operación bancaria que permitiera ubicar el paradero del ex gobernador de Veracruz. Una vez resuelta esta necesidad política de detenerlo esperamos que el aparato de justicia opere con autonomía.

El segundo ángulo de lectura es menos alentador y sugiere que en México la estructura gubernamental simple y llanamente sigue siendo una forma de extraer rentas. De otra manera no se explican tantas administraciones fallidas y tantos gobernadores millonarios. Este país sigue marcado por esa cultura alemanista que consideraba que los negocios y la política no sólo no están reñidos, sino que conviven con inquietante promiscuidad.

El tercer ángulo de lectura es todavía más inquietante porque no solamente reconoce que la lucha contra la corrupción en México no ha sido una prioridad, ni tampoco se ha extirpado ese modelo de enriquecimiento a través de la política sino que reconoce abiertamente que la operación fuera y en contra de la ley es algo que nuestras élites consideran no solamente tolerado sino incluso funcional. Y esta es la naturaleza profundamente antinómica del Estado mexicano porque por un lado dice que debe cumplir la ley y protesta hacerla cumplir y por otro lado considera que sus integrantes pueden incurrir en comportamientos claramente delincuenciales que por una maniobra políticamente biempensante ubican en una órbita tolerable y separada de lo que sería el crimen organizado puro y duro. Pero es una distinción artificial. No hay tal cosa en estos tiempos como una corrupción kósher y no kósher . Durante décadas hemos tenido la hipocresía de distinguir entre delitos graves (secuestro o drogas) y otros como la fayuca o el tráfico de permisos así como la venta de usos de suelo a los que se les otorga una menor gravedad, pero la verdad es que un Estado que no reprime desde sus más altas esferas este tipo de comportamientos cada vez tiene más difícil distinguir entre corrupción políticamente aceptable para ellos y delincuencia pura y dura. Hoy se da cuenta que la Interpol los detiene por igual.

Fuente: El Universal

Twitter: @leonardocurzio

 

]]>
beto@iconograph.com.mx (Leonardo Curzio) Asociados en la prensa Mon, 17 Apr 2017 18:33:42 -0500
Regulación http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6083-regulacion http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6083-regulacion

La reforma energética sigue su curso a pesar de los precios del petróleo, pero su impacto potencial es infinitamente mayor a lo aparente. Incluso si no se avanza más en lo ya establecido, la mera liberalización del comercio en materia energética y derivados del petróleo abre ingentes oportunidades para la industria, además de que le impone una competencia inconmensurable a Pemex y CFE. No es casualidad que esa reforma sea de los asuntos políticamente contenciosos.

El crecimiento de la inversión en el sector, en asociación con Pemex o de manera independiente, va a exigir el crecimiento de puertos, carreteras, gasoductos y otra infraestructura que, en sí misma, generará impactos en la forma de gasto, inversión y empleo. El aterrizaje de todos estos cambios entraña retos excepcionales: por un lado, se encuentra el proceso de implementación cabal de la reforma, así como el aterrizaje de las regulaciones que normarán el actuar cotidiano de la industria. Por otro está el hecho mismo de que el mercado de energía involucra actores con gran experiencia internacional y, en este momento, con una gran diversidad de oportunidades y posibilidades de inversión. Es decir, se trata de un mercado de compradores donde los inversionistas tienen grandes alternativas. La clave para atraer esa tecnología y esa inversión reside en la calidad de la regulación

En uno de sus artículos, Sergio López Ayllón señalaba las dimensiones del proceso legal que tiene que ser instrumentado y mencionaba los siguientes cuatro obstáculos a remontar: a) organizar a administración de tal suerte que sea capaz de procesar y resolver lo que en la actualidad son mandatos contradictorios, capacidades limitadas y restricciones para responder en un entorno que demanda flexibilidad y agilidad; b) la urgencia de lograr un marco regulatorio y eficaz a partir del entorno actual que es complejo, impone elevados costos y que “lejos de proporcionar certeza y seguridad jurídica, el entorno legal es de incertidumbre y conflicto”; c) el arreglo federal vigente no corresponde a un diseño deliberado en que se hayan definido responsabilidades, capacidades y recursos. “El resultado es un nudo donde muchas de las decisiones se atascan y se estrellan con la falta de coordinación efectiva y una falta absoluta de claridad en las responsabilidades”; y d) la ausencia de un sistema efectivo de rendición de cuentas.

Lo que describe López Ayllón es el entorno en que funciona la economía mexicana de manera cotidiana, pero se agudiza en el caso de la energía por la radicalidad del cambio político-legislativo, que implica, por ejemplo, que Pemex pase a operar con criterios de productividad y rentabilidad y no meramente de transferencia de recursos al erario. También se complica por la forma en que han operado las dos entidades, otrora monopolios, que nunca se caracterizaron como ejemplo de probidad o eficiencia.

En el caso de los potenciales inversionistas, se trata de jugadores experimentados que han aprendido a lidiar con los gobiernos más diversos del planeta, muchos de ellos caracterizados por regímenes disfuncionales y poco confiables. Un funcionario de alto nivel de una petrolera multinacional resumía su perspectiva así: “todos preferiríamos operar en Suiza, donde las reglas del juego son claras y sacro santas, pero el petróleo se encuentra en los lugares más recónditos y frecuentemente inestables del orbe”. Es claro que no se requiere un sistema legal suizo, pero es obvio que se tiene que lograr un alto grado de certidumbre que permita echar a andar el proceso.

Cada país exitoso ha respondido a su reto de manera particular. Colombia transformó su poder judicial (proceso que llevó décadas) logrando que fuese percibido como independiente del ejecutivo y, por lo tanto, susceptible de actuar convincentemente cuando se presente un diferendo con el ejecutivo. Perú creó un ente regulador totalmente autónomo y creíble en esos términos, granjeándose el respeto de todos los actores en el medio. Algunos países han recurrido a tribunales internacionales (y, algunos, a los tribunales de otros países) para lograr esa credibilidad.

El régimen adoptado en la nueva legislación comienza con un problema porque le confiere mayor importancia al ejecutivo (en la forma de la secretaría de energía y de hacienda, según el asunto) que a la autonomía de los órganos reguladores. Esto bien puede ser resultado de la expectativa de que el gobierno cuenta con la credibilidad necesaria para poder ganarse el respeto de los inversionistas, pero no deja de ser una apuesta en tiempos turbulentos.

La explicación alternativa, pero en cierta forma complementaria, sería que el régimen legal parte del reconocimiento explícito de la correlación de fuerzas en la política mexicana; es decir, ni siquiera se pretende que las entidades supuestamente autónomas actuarán de manera independiente, razón por la cual la estructura legal y regulatoria responde a esta circunstancia de manera formal. Sea como fuere, el mercado dirá si las garantías y seguridades que crea el nuevo régimen son suficientes para atraer inversionistas. Será una lección para todo mundo y para todos los ámbitos de la vida pública nacional.

]]>
beto@iconograph.com.mx (Luis Rubio) Asociados en la prensa Sun, 16 Apr 2017 19:21:59 -0500
Los precandidatos, ¿suavecitos con el aprendiz de dictador? http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6075-los-precandidatos-suavecitos-con-el-aprendiz-de-dictador http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6075-los-precandidatos-suavecitos-con-el-aprendiz-de-dictador

¿Se les habrán acabado las ideas? He oído repetidamente este tipo de explicaciones para justificar que se acabe con la última pátina de democracia en gobiernos con vocación totalitaria tanto en nuestro continente como fuera de él. Siempre hay un bien superior que justifica todo atropello a las leyes y a las libertades de los ciudadanos. En el caso de Maduro, ese bien superior no es otro que mantenerse en el poder frente a los avances innegables de la oposición. No me identifico con esa izquierda.

Bajo la tesis de que la separación de poderes es “obsoleta”, apenas una expresión anacrónica de la “democracia burguesa”, los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro fueron desmontando uno a uno los mecanismos de control del Poder Ejecutivo. Primero cooptando y designando a los integrantes del Tribunal Superior de Justicia hasta convertirlo en un triste apéndice del Poder Ejecutivo. La última muestra de obediencia absoluta del STJ fue dictar las sentencias que tomaban para sí las funciones de la Asamblea Nacional y limitaban la inmunidad de los parlamentarios que habían apoyado la última resolución de la OEA. Y dos días después, siguiendo una petición expresa de Maduro, el mismo Tribunal Superior las revocó ante la avalancha de críticas internacionales y las declaraciones de la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, quien denunció que las sentencias rompían el orden constitucional.

Antes, desde 2009, cuando la oposición comenzaba a ganar alcaldías y gubernaturas, Chávez inventó una Ley Habilitante que le permitía pasar por alto decisiones de la Asamblea Nacional, donde la presencia de la oposición crecía. La Ley Habilitante le permitió, mediante la expedición de decretos, crear todo tipo de estructuras gubernamentales paralelas para neutralizar la influencia de sus adversarios. Cuando Antonio Ledezma ganó por primera vez la alcaldía de Caracas, Chávez inventó el Distrito de la Capital, al que canalizaba fondos que negaba al alcalde electo legítimamente. Cuando Henrique Capriles ganó la gubernatura del estado de Miranda, se creó la figura del Protector del Estado de Miranda con funciones paralelas.

El Consejo Nacional Electoral demostró su falta de independencia al dificultar el cumplimiento de los requisitos para el Referéndum Revocatorio y una vez que, a pesar de los obstáculos, fueron satisfechos, impidió su realización. Claro que la Asamblea Nacional no puede ni debe acatar decisiones arbitrarias e ilegales que violentan los derechos políticos, electorales y humanos de los venezolanos.

En América Latina ya habíamos tenido la lección del autogolpe de Alberto Fujimori, quien en agosto de 1992 disolvió la Cámara de Diputados del Perú. Sin embargo, en Venezuela, paso a pasito, se fue construyendo el puente hacia un gobierno totalitario con la anuencia no sólo de los países llamados bolivarianos, también de gobiernos de izquierda democráticos, como Brasil y Argentina en años recientes, y de centro derecha como el de México, que no dijo ni pío sino hasta 2016, con la excanciller Claudia Ruiz Massieu.

Hoy, la patria de Bolívar no tiene una prensa libre, encarcela a sus opositores, falta al calendario electoral de alcaldes y gobernadores y ha destruido la economía, al grado de ser incapaz de proveer comida y bienes de consumo básico a sus habitantes. En los pasados tres años, el PIB se contrajo 26 por ciento. La inflación anual supera el 500 por ciento. Y por primera vez en la historia reciente, 82% de los hogares venezolanos viven en situación de pobreza.

¿Qué piensan de esta tragedia las y los precandidatos a la Presidencia de México en 2018? Si callan, sospeche querido lector: o hay débil compromiso con la democracia o una franca complicidad. Si justifican el autogolpe usando el argumento de un bien superior, habrá que descartarlos. Si para no opinar acuden al manido argumento de la “no intervención en asuntos externos”, ponga su nombre en el basurero. A ver cuántas y cuántos nos quedan.

 

Fuente: Excélsior

 Twitter: @ceciliasotog

]]>
beto@iconograph.com.mx (Cecilia Soto) Asociados en la prensa Mon, 03 Apr 2017 18:36:56 -0500
La muerte viaja a 200 kph http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6074-la-muerte-viaja-a-200-kph http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6074-la-muerte-viaja-a-200-kph

El pasado viernes a las tres de la madrugada un hombre decidió poner a prueba sus aptitudes y las de su automóvil, y se lanzó a cerca de 200 km/h por la avenida más emblemática de la Ciudad de México. Alcoholizado, no reparó en que llevaba consigo a cuatro pasajeros, que esa vía está señalizada para circular a 50 km/h, que tiene curvas e irregularidades propias de una vialidad citadina y no de una pista de carreras.

El desenlace ya lo conocemos: cuatro personas fallecieron al instante, el conductor detenido, acusado de homicidio imprudencial con vehículo, y a la gente hablando. Hablando de lo que algunos se atreven a llamar un accidente cuando fue una tragedia ocasionada por un borracho, un acto homicida. El señor no tuvo un accidente, provocó la muerte de cuatro personas, y no fueron más solo por la buena fortuna de que no hubiera algún transeúnte desvelado caminando por ahí a esas horas.

Dicho acontecimiento pone de manifiesto la irresponsabilidad de este y de tantos otros conductores que no tienen empacho en tomar el volante alcoholizados, sino que además presumen de sus “mañas” porque comparten la ubicación de los puntos de revisión del alcoholímetro, porque le ponen mica a sus placas para que no los pesque la fotomulta, porque emplacan en otra entidad aunque no vivan ahí y así se “ahorran” la tenencia, porque las verificaciones son más “fáciles”, porque así la multa no les afecta.

¿A cuantos así no conoce usted, querido lector? O a los abusados que se amparan para no cubrir su pena en El Torito, los que le avientan el coche al policía de crucero, los que se le pegan atrás a la ambulancia, los que pese a hacer todo eso se dan golpes de pecho y denuncian a todo pulmón la inseguridad, la corrupción y, agárrense, la impunidad que reina en nuestro país.

Están también los que se quejan de las fotomultas, unos porque les echa a perder la diversión de ir a exceso de velocidad, otros por sacar raja político-electorera, como si la fotomulta no fuera un mecanismo utilizado alrededor del mundo, en EU, Canadá, Europa (y no solo en México, como muchos alegan por ignorancia o mala fe). Como si ese y el de los puntos de revisión de consumo de alcohol no fueran, demostradamente, inhibidores de accidentes y de muertes, de la mano con límites más estrictos de velocidad.

Pero así son las cosas en este país en el que nadie quiere aceptar sus propias responsabilidades, nadie quiere cumplir con las leyes, porque piensan que están hechas para los demás. Es el mismo país en que un juez que dicta un amparo absurdo para proteger a un acusado de violación y abuso de menores encuentra defensores, apologistas. En el que un gobernador pescado con las manos en la masa habla de una “campaña” en su contra. En el que los activistas de uno y otro lado sufren de miopía y amnesia selectivas, pues solo recuerdan lo que a sus causas conviene, aunque la viga en el ojo de sus amigos sea igual de notoria que la que cargan sus enemigos o rivales.

Ese es nuestro país. No es así por culpa de un gobierno en particular, de un partido o de otro. Es así porque así de torcido le hemos permitido crecer, porque toleramos la trampa en nuestro entorno, porque le perdonamos faltas a los amigos, cuando es a quienes más deberíamos exigir.

¿Qué eso es propiciado por un sistema corrupto, una clase política sin escrúpulos, gobiernos débiles e ineficaces? Sí, claro. ¿Por la ausencia de un Estado de Derecho pleno y de mecanismos eficaces y transparentes de procuración de justicia? Sí, por supuesto: mil veces que sí.

Pero también, queridos lectores, porque siempre nos cobijamos en el pretexto cómodo de que hay “otros” que hacen cosas peores.

Y mientras culpemos a la fotomulta y no al que conduce a exceso de velocidad, mientras que el malo sea el policía y no el ladrón, seguiremos siendo un país en el que la muerte podrá circular a la velocidad que quiera, a la hora que quiera, en la avenida que quiera, no vaya a ser que la quieran multar con fines “recaudatorios”.

 

Fuente: El Universal

Twitter: @gabrielguerrac

 

]]>
beto@iconograph.com.mx (Gabriel Guerra Castellanos) Asociados en la prensa Mon, 03 Apr 2017 18:32:34 -0500
La gran reforma http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6072-la-gran-reforma http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6072-la-gran-reforma

Varsovia. Me encuentro en Polonia, un país que en 27 años ha recorrido un largo tramo para adaptar sus instituciones a circunstancias cambiantes. Dejó de ser un país comunista y hoy es una democracia con una pujante economía del mercado y en pocos años pasó de ser la sede del Pacto de Varsovia a ser una parte de la OTAN y miembro de pleno derecho de la Unión Europea. Cuando pienso en el México de los años 90 y veo lo poco que ha cambiado en términos relativos, recuerdo cuáles eran los grandes dilemas que se planteaban entonces.

El primero era nuestra inserción a la globalización, que finalmente resolvimos con un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá que hoy parece renqueante y circundado de dudas sobre su viabilidad. El segundo era modernizar la economía mexicana a través de las privatizaciones que no han conseguido ni darnos un México más justo, ni tampoco impulsar a una clase empresarial vigorosa e innovadora. En el ámbito interno, suponíamos que la democratización del sistema político sería suficiente incentivo para adecentarlo y hacerlo más eficiente. Pues tampoco ocurrió.

Sé que es absolutamente perturbador para la mayoría de los mexicanos, pero a diferencia de lo que le ha ocurrido a Polonia —que ha encontrado un camino para modernizar su infraestructura y su aparato administrativo— creo que los males de nuestro país están todavía lejos de encontrar una solución por la simple y sencilla razón de que llevamos décadas posponiendo la gran decisión de profesionalizar el Estado mexicano.

En el año 2000 suponíamos que la alternancia política iba a ser suficiente para renovar el país. Por alguna razón poco clara, consideramos que el antipriísmo estaba cargado de una ética pública y un compromiso con la modernización por el simple hecho de ser críticos del tricolor. Hoy sabemos que criticar es una cosa y construir capacidades administrativas eficientes y decentes es otra.

Los gobiernos de signos diferentes al tricolor no han desarrollado el elemento esencial que permite a los países dar el gran salto adelante: una burocracia eficaz y limpia. Y no lo han hecho por la simple razón de que no conviene a su capacidad reproductiva. El gobierno mexicano sigue siendo un botín que se reparten los ganadores de una manera poco productiva para el país. Desde los cargos de seguridad pública, hasta la custodia de las áreas naturales protegidas en este país, los puestos se reparten con criterios políticos y personales. Así no hay manera de que las cosas funcionen. Cualquiera salta de una función técnica a otra sin tener conocimiento y mucho menos respeto por la misma.

Como lo ha descrito perfectamente Pipitone, el gran problema de México consiste en que el sistema político tiene como prioridad reproducirse a sí mismo y su vitamina o alimento principal es el propio sistema administrativo del cual extrae recursos para su supervivencia. En estas condiciones, es altamente improbable que la grave crisis de seguridad pública que ha asolado al país en las últimas décadas, remita. El desafío que vive el país no resiste tener una administración improvisada y profundamente venal.

Como ocurrió en los años 80, cuando tuvimos que hacer de necesidad, virtud y forjar una burocracia económica y financiera técnicamente solvente para dialogar con el exterior y recibir créditos que lo salvaran del desastre económico generado por el nacionalismo revolucionario, hoy tenemos que cambiar radicalmente la administración pública y para ello debemos modificar el sistema político. Para los partidos no será fácil, pues la administración pública es una fuente de colocación de sus leales y siervos y extracción de rentas, pero el país no aguanta más y si no reclutamos, desde los municipios, a funcionarios profesionales que enfrenten la demanda de los ciudadanos, esto nunca funcionará.

 

Fuente: El Universal

Twitter: @leonardocurzio

]]>
beto@iconograph.com.mx (Leonardo Curzio) Asociados en la prensa Mon, 03 Apr 2017 18:28:10 -0500
La gran reforma http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6073-la-gran-reforma http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6073-la-gran-reforma

Varsovia. Me encuentro en Polonia, un país que en 27 años ha recorrido un largo tramo para adaptar sus instituciones a circunstancias cambiantes. Dejó de ser un país comunista y hoy es una democracia con una pujante economía del mercado y en pocos años pasó de ser la sede del Pacto de Varsovia a ser una parte de la OTAN y miembro de pleno derecho de la Unión Europea. Cuando pienso en el México de los años 90 y veo lo poco que ha cambiado en términos relativos, recuerdo cuáles eran los grandes dilemas que se planteaban entonces.

El primero era nuestra inserción a la globalización, que finalmente resolvimos con un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá que hoy parece renqueante y circundado de dudas sobre su viabilidad. El segundo era modernizar la economía mexicana a través de las privatizaciones que no han conseguido ni darnos un México más justo, ni tampoco impulsar a una clase empresarial vigorosa e innovadora. En el ámbito interno, suponíamos que la democratización del sistema político sería suficiente incentivo para adecentarlo y hacerlo más eficiente. Pues tampoco ocurrió.

Sé que es absolutamente perturbador para la mayoría de los mexicanos, pero a diferencia de lo que le ha ocurrido a Polonia —que ha encontrado un camino para modernizar su infraestructura y su aparato administrativo— creo que los males de nuestro país están todavía lejos de encontrar una solución por la simple y sencilla razón de que llevamos décadas posponiendo la gran decisión de profesionalizar el Estado mexicano.

En el año 2000 suponíamos que la alternancia política iba a ser suficiente para renovar el país. Por alguna razón poco clara, consideramos que el antipriísmo estaba cargado de una ética pública y un compromiso con la modernización por el simple hecho de ser críticos del tricolor. Hoy sabemos que criticar es una cosa y construir capacidades administrativas eficientes y decentes es otra.

Los gobiernos de signos diferentes al tricolor no han desarrollado el elemento esencial que permite a los países dar el gran salto adelante: una burocracia eficaz y limpia. Y no lo han hecho por la simple razón de que no conviene a su capacidad reproductiva. El gobierno mexicano sigue siendo un botín que se reparten los ganadores de una manera poco productiva para el país. Desde los cargos de seguridad pública, hasta la custodia de las áreas naturales protegidas en este país, los puestos se reparten con criterios políticos y personales. Así no hay manera de que las cosas funcionen. Cualquiera salta de una función técnica a otra sin tener conocimiento y mucho menos respeto por la misma.

Como lo ha descrito perfectamente Pipitone, el gran problema de México consiste en que el sistema político tiene como prioridad reproducirse a sí mismo y su vitamina o alimento principal es el propio sistema administrativo del cual extrae recursos para su supervivencia. En estas condiciones, es altamente improbable que la grave crisis de seguridad pública que ha asolado al país en las últimas décadas, remita. El desafío que vive el país no resiste tener una administración improvisada y profundamente venal.

Como ocurrió en los años 80, cuando tuvimos que hacer de necesidad, virtud y forjar una burocracia económica y financiera técnicamente solvente para dialogar con el exterior y recibir créditos que lo salvaran del desastre económico generado por el nacionalismo revolucionario, hoy tenemos que cambiar radicalmente la administración pública y para ello debemos modificar el sistema político. Para los partidos no será fácil, pues la administración pública es una fuente de colocación de sus leales y siervos y extracción de rentas, pero el país no aguanta más y si no reclutamos, desde los municipios, a funcionarios profesionales que enfrenten la demanda de los ciudadanos, esto nunca funcionará.

 

Fuente: El Universal

Twitter: @leonardocurzio

]]>
beto@iconograph.com.mx (Leonardo Curzio) Asociados en la prensa Mon, 03 Apr 2017 18:28:10 -0500
Seguridad http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6076-seguridad http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6076-seguridad

¿Por dónde comenzar? La seguridad se ha vuelto el asunto más importante para la población y, sin embargo, llevamos décadas sin encontrar la cuadratura del círculo. Los gobernantes -federales y estatales- pontifican sobre el asunto y proponen grandes soluciones que luego llevan a nada. Todo mundo sermonea, pero la inseguridad aumenta. Para unos el problema es de educación, para otros de confrontar a los criminales; para unos más lo imperativo es enfrentar al crimen, en tanto que para otros la solución radica en un mayor control político. En el corazón de todas las propuestas reside siempre una agenda política, ideológica o personal que ignora lo elemental, lo que debería ser el punto de partida: lo primero es proteger a la población. De ahí en adelante, lo necesario es construir un sistema de seguridad confiable para esa población; todo el resto es demagogia.

Quisiera creer que, más allá de las agendas particulares, existe una coincidencia generalizada en que la seguridad es condición sine qua non para el desarrollo de un país. Donde la coincidencia concluye es en el cómo: ahí surgen las agendas, prejuicios e intereses pero, también, imagino que sobre todo, la nostalgia por un pasado feliz. Para muchos de nuestros políticos y opinadores, Manrique tenía razón al escribir que cualquier tiempo pasado fue mejor cuando, en realidad, la paz y seguridad que México vivió por algunas décadas fue más producto de controles autoritarios que de un sistema de seguridad sostenible.

Si uno observa la forma en que funcionan las sociedades con bajos niveles de criminalidad, la discusión mexicana al respecto es absurda. En Japón la seguridad comienza con el policía del barrio, que es un miembro de la comunidad y conoce a todo mundo, por lo tanto es capaz de identificar anormalidades. Algo similar ocurre en Europa, cada país con sus formas, pero la esencia es exactamente opuesta a lo que se propone en México: la seguridad sólo es posible de abajo hacia arriba; es decir, la seguridad no se puede imponer, se tiene que construir. Un debate serio, sobre todo en antelación a la contienda presidencial del año próximo, debería concentrarse en cómo construir un sistema de seguridad de esa naturaleza: desde abajo.

Quizá la más absurda de las discusiones de los últimos años fue la relativa al "mando único" policial. Esa noción tiene dos tipos de promotores: los que encarnan un interés creado y quienes buscan una solución "realista" dada la debilidad municipal. Para los primeros, sobre todo innumerables gobernadores, la inseguridad se convirtió en la oportunidad de someter a los presidentes municipales para controlarlos y limitar su capacidad de actuar de manera independiente. No es casualidad que los más ávidos impulsores de esta estrategia sean los gobernadores más sátrapas, con frecuencia quienes enfrentan alcaldes de partidos distintos a los suyos y con iguales ambiciones políticas. El punto es que la seguridad no es el objetivo: que la población se rasque con sus propias uñas.

Más sensatos son quienes buscan una solución ante el deterioro de la seguridad en vastas regiones del país donde se enfrentan autoridades municipales enclenques con el crimen organizado: una situación imposible. Si el gobierno federal -con el ejército, policías federales y todas sus armas- no ha podido con los narcos, ¿qué se puede esperar de los avasallados presidentes municipales? Como dice Mark Kleiman, un experto en seguridad, en estos debates se enfrentan los discípulos de Foucault con los del Marqués de Sade, produciendo respuestas absurdas que combinan enorme crueldad sin resolver el problema de la criminalidad.

Ante la debilidad institucional a todos los niveles de gobierno, la respuesta gubernamental ha sido la única posible: mandar al ejército. Pero los militares no están entrenados para actividades policiacas y el resultado no ha sido exitoso. Esto ha llevado a la desesperación, que de inmediato retorna a la nostalgia. Lamentablemente, el pasado no es guía para la seguridad en un país tan diverso, disperso y complejo como el México de hoy.

Me parece que hay tres principios obvios: primero, la seguridad sólo se puede construir de abajo hacia arriba, por lo que la pregunta relevante es cómo lograrlo; segundo, las fuerzas federales o incluso estatales, donde éstas sean confiables, deben ser utilizadas para estabilizar la situación local: es decir, el ejército o las policías federales deben tener por misión pacificar las zonas en que operan, pero con un objetivo claro, que no puede ser otro sino el de crear condiciones para que se construya capacidad policiaca local. Por lo tanto, tercero, falta lo que no se ha hecho: un plan de construcción de sistemas de seguridad locales a partir de los municipios y con amplia participación de la población afectada. El punto es que nunca se logrará la seguridad si no se comienza por aceptar que el objetivo nodal es proteger a la población y que, por ello, ésta tiene que ser parte integral de la solución.

Como en tantos otros aspectos de nuestra vida nacional, el desafío radica en salir del hoyo que nos legó el viejo sistema político. Ahí yace el problema y no concluirá hasta que optemos, todos, por construir un país "nuevo".

Fuente: Reforma

Twitter: @lrubiof

 

]]>
beto@iconograph.com.mx (Luis Rubio) Asociados en la prensa Mon, 03 Apr 2017 18:41:37 -0500
Mina de oro agrícola http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6067-mina-de-oro-agricola http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6067-mina-de-oro-agricola

México tiene un serio problema en términos de recaudación fiscal. Si bien la federación ha incrementado el monto de impuestos cobrados, lo cierto es que aún recaudamos poco; apenas 19 por ciento del PIB, cuando países como Argentina y Brasil recaudan casi 33 por ciento.

Uno de los mayores retos de México para fortalecer sus finanzas públicas es incrementar los ingresos tributarios vía gobiernos municipales y estatales, que prácticamente no recaudan nada.

 

Un impuesto que debieran cobrar mejor es el predial. Para ello hay que modificar el artículo 115 de la Constitución y que sea responsabilidad compartida de municipios y estados el cobro de este impuesto. Juntos podrían actualizar sus bases catastrales en función del valor y uso del suelo. Una casa habitación paga menos predial que una oficina, una oficina menos que un centro comercial o un parque industrial, y sin embargo un terreno de producción agroindustrial casi no paga. Para alinear los incentivos y que esto funcione, la recaudación del predial debería ser 50 por ciento para el municipio y 50 por ciento para el estado.

 

Veamos el caso de Michoacán, que en 2016 exportó casi dos mil millones de dólares de aguacates y vendió en el mercado nacional una cifra superior. Es decir, vende cerca de 85 mil millones de pesos al año, a partir de una superficie cultivada de 160 mil hectáreas. Cada 10 mil metros del campo aguacatero producen 550 mil pesos anuales de ventas. ¿Y cuánto pagará de predial esa hectárea? Si pagaran 10 mil pesos por hectárea, los municipios productores y el estado recaudarían mil 600 millones de pesos anuales por concepto de predial aguacatero.

 

En Sinaloa sucede algo similar con el jitomate. En una superficie de 12 mil hectáreas se producen 650 millones de pesos de exportación; es decir una producción de 500 mil pesos por hectárea. Al mismo valor del predial, los municipios exportadores de jitomate y el estado tendrían 120 millones de pesos de predial. ¿Imagina usted la diferencia en esos municipios con inversiones de esta magnitud en su desarrollo económico? ¿De verdad no podemos hacer estos cambios en nuestra política fiscal?

 

Fuente: El Financiero 

Twitter: @julio_madrazo

]]>
beto@iconograph.com.mx (Julio Madrazo) Asociados en la prensa Wed, 29 Mar 2017 19:15:28 -0600
¿Narro? http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6070-narro http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6070-narro

En los últimos días se ha destacado en la prensa nacional la figura del Secretario de Salud y ex rector de la UNAM, el Dr. José Narro. Eso fue interpretado como la decisión desde Los Pinos para evaluar sus posibilidades de ser el candidato del PRI a la presidencia de la República en 2018. Recordemos que durante el año pasado, otro personaje cercano al presidente Enrique Peña Nieto tuvo los reflectores encima. Se le cambió de jefe de la Oficina de la Presidencia a Secretario de Educación. 

Aurelio Nuño Mayer, el joven funcionario del gabinete, egresado de la Universidad Iberoamericana, no corrió con suerte. Impulsor de la reforma educativa, pronto perdió su oportunidad de ser puntero en la disputa por la candidatura presidencial del PRI. Quizás su juventud y enjundia fueron de los principales impedimentos para ser considerado un serio aspirante. Pronto, las primeras páginas de los diarios y noticieros se convirtieron en pequeñas notas al final de la edición. 

Hasta hace relativamente poco tiempo, quien parecía que sería el único aspirante con posibilidades de alcanzar la candidatura priista era el ex gobernador de Hidalgo y actual Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Desde el arranque de la actual administración fue considerado uno de los dos funcionarios más cercanos al presidente Peña Nieto, junto con el canciller Luis Videgaray. Desde hace tiempo lidera las encuestas en su partido, pero externamente no ha podido alcanzar a Margarita Zavala de Calderón, primero y posteriormente al puntero, Andrés Manuel López Obrador. Ser el responsable de la seguridad en este país parece ser el peor de los cargos si se aspira a ser presidenciable. Por eso se pensaba que hace un año el presidente lo movería de Gobernación, pero no lo hizo, con lo cual el desgaste a estas alturas del sexenio es innegable.

El otro personaje cercano al presidente, Luis Videgaray Caso, quien inició el sexenio como Secretario de Hacienda y Crédito Público, nunca logró conectar con los ciudadanos, sobre todo porque se le ve como el responsable de la reforma fiscal que incrementó el IVA; y salvo por su cercanía con Los Pinos, no logró situarse entre los posibles precandidatos con reales posibilidades. Su papel en la visita de Donald Trump sepultó sus esperanzas, aunque regresó como Secretario de Relaciones Exteriores. Hoy ya ni siquiera aparece en las encuestas.

La posibilidad de que surja un candidato alterno a Miguel Ángel Osorio Chong o que se juegue con esa posibilidad, muestra las dificultades que enfrenta el PRI para contar con un candidato competitivo en 2018. En su momento, José Antonio Meade, exfuncionario de la administración calderonista y hoy Secretario de Hacienda y Crédito Público, fue mencionado por su carácter de personaje transexenal y que pudiera contar con las simpatías de priistas y de algunos panistas, también fue sacado de la lista. Su carácter técnico, no empataba con el tipo de liderazgo político que se requiere para hacerle frente a AMLO. 

Hoy, la figura que se ha lanzado al juego sucesorio para calibrar fuerzas es el ex rector de la UNAM, el médico cirujano, José Ramón Narro Robles, actual Secretario de Salud. Definitivamente pertenece a otra generación de políticos priistas. Nació en el norteño estado de Coahuila en 1948. Es en términos generales 20 años mayor que Meade, Videgaray, Peña Nieto y Osorio Chong. Su formación profesional fue en escuelas públicas; estudió la licenciatura en medicina en la UNAM, a diferencia del resto de funcionarios mencionados que lo hicieron en universidades privadas. Como rector de la UNAM en el periodo 2007-2015, tuvo un papel destacado y más si se le compara con el resto de rectores del país. Siempre estuvo en la discusión de los grandes problemas nacionales. Si el presidente Peña Nieto se llegara a inclinar por él para ser el candidato a la máxima responsabilidad, estaríamos ante la evidencia de que el grupo compacto no tuvo el empaque para encontrar sucesor y, más aún, del fracaso como gobierno, pues se tuvo que buscar fuera del círculo cercano para encontrar a un candidato competitivo. Lo otro, apostar por Osorio Chong pudiera ser el reconocimiento de una derrota anunciada. El presidente y el PRI se encuentran ante su mayor encrucijada.

Twitter: @victorespinoza

]]>
beto@iconograph.com.mx (Alberto Bolaños) Asociados en la prensa Wed, 29 Mar 2017 19:15:11 -0600
Las giras por EU http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6068-las-giras-por-eu http://consejomexicano.org/es/centro-de-informacion/asociados-en-la-prensa/6068-las-giras-por-eu

Los punteros de la elección presidencial mexicana visitaron recientemente EU con estilos contrastantes, pero resultados similares. Ambas visitas fueron un fracaso.

Los viajes a EU de quienes aspiran a gobernarnos son importantes. El voto mexicano en el exterior solo irá creciendo en los próximos años y en elecciones cerradas podrían marcar la diferencia. Aunado a ello, la narrativa antimexicana de Trump obliga a los precandidatos a encontrarse con inmigrantes en suelo estadounidense.

De la gira de AMLO destacaron los encuentros con paisanos en plazas públicas. En Los Ángeles, el líder de Morena dio el discurso que muchos quisieran oír del gobierno de Peña. En Nueva York, Andrés Manuel tuvo un buen encuentro con nuestros paisanos, pese al desencuentro con el padre de un normalista de Ayotzinapa. Ahí vimos su fortaleza, la capacidad que tiene para ganarse un auditorio y para comunicar ideas complejas. En su cercanía con el votante, AMLO se anotó un punto, pero en su coqueteo con las élites estadounidenses perdió otro y una oportunidad.

AMLO elevó la confrontación mediática con Trump al anunciar que llevaría una "queja ante la ONU y ante la CIDH" por el maltrato a nuestros connacionales. Al final, la mala planeación de sus asesores y las últimas nevadas del invierno neoyorquino hicieron que el tabasqueño no pudiese visitar la ONU y que su queja fuese recibida por funcionarios de segundo nivel. En su visita a Washington D.C., tampoco vio a un solo funcionario de buen nivel ni en la CIDH ni en la OEA. Además, a su encuentro con periodistas asistieron mayoritariamente medios mexicanos y solo tuvo una entrevista importante, en español, con Bloomberg News.

La visita de AMLO a lo mejor fue bien vista entre las organizaciones méxico-americanas, pero no tendrá efectos legales y en poco ayuda a los mexicanos sin papeles en EU. La gira por seis ciudades tampoco ha aminorado la desconfianza ni el desconocimiento que las élites estadounidenses le tienen al líder de Morena. Muchos en Boston se preguntan cuándo vendrá a Harvard.

En cambio, Margarita Zavala optó por encuentros de élites. En la capital estadounidense se reunió con los senadores McCain y Flake, con Michael Chertoff, uno de los autores de la Ley Patriota del gobierno de George W. Bush, y además fue al Atlantic Council, un think tank de política exterior. El mensaje que Zavala quiso mandar a México fue el de que es una mujer con buena interlocución.

Gracias a sus agentes de medios, Zavala tuvo un buen espacio en el Washington Post, pero su texto fue tan carente de sustancia que no hizo más que evidenciarle a los lectores que no tiene capacidad ni visión para dirigir a México.

La panista también sostuvo encuentros con mujeres inmigrantes, pero lo que dominó la cobertura de su visita fueron los encuentros de élites y el tropiezo que tuvo en una entrevista con Jorge Ramos. El periodista de Univisión volvió a preguntarle sobre la guerra contra el narco y en su lamentable y dolorosa respuesta, la panista volvió a demostrar todo lo que le falta para ser la opción que México necesita.

Las visitas de AMLO y Zavala fueron un fracaso. En las elecciones presidenciales del 2006 y del 2012, los votos mexicanos del extranjero beneficiaron a los candidatos presidenciales del PAN. AMLO necesitaba que su mensaje llegara a más votantes mexicanos y para ello requería una mayor cobertura mediática. Las acciones que emprendió para "defender" a nuestros paisanos son engañabobos y desperdició una oportunidad para tener encuentros con actores políticos relevantes y aliados mexicanos en la era Trump. Le urge un relevo en su equipo de política exterior.

Por su lado, Zavala demostró que su equipo aún conserva buenos contactos en EU, pero evidenció el problema de tener a un buen equipo y a una mala candidata. Si ella no consigue la candidatura, ojalá que su equipo se vaya al de quien se quede.

Fuente: Reforma

Twitter: @genarolozano

]]>
beto@iconograph.com.mx (Genaro Lozano) Asociados en la prensa Wed, 29 Mar 2017 19:21:05 -0600