Imprimir

Francia: un electorado popular dividido

Escrito por Foro Internacional Anahuac el .

( 1 Vote ) 

Por Yann Marcadet y Luz Elena Navarro Díaz

 

 Emmanuel Macron obtuvo poco más de 66% de los votos el domingo 7 de mayo en la segunda vuelta de la elección presidencial francesa. Muchos comentaristas se congratularon en seguida por esta victoria franca del candidato neoliberal. Menos s los que insistieron sobre el resultado histórico de la candidata del partido de ultraderecha Frente Nacional (FN), Marine Le Pen: nunca antes este partido había atraído a casi 34% de los votantes en una elección presidencial (Jean-Marie Le Pen, padre de Marine, soló obtuvo 18% en la segunda vuelta de la elección de 2002). ¿Cómo el FN logró alcanzar entonces este nivel de popularidad? Su éxito electoral relativo reside en los esfuerzos por captar al electorado popular.

 

Durante la campaña electoral, se organizaron encuentros políticos en muchas ciudades obreras, comunas rurales o ciudades portuarias, con el objetivo de ganar al electorado con dificultades sociales que sufre los impactos negativos de la globalización económica, como el desempleo, la desaparición progresiva del Estado de bienestar y el estancamiento de los salarios. Como consecuencia, los pescadores, agricultores y obreros se movilizaron masivamente hacia el FN: por ejemplo, según el Instituto Ipsos, 56% de los obreros votaron en la segunda vuelta por Le Pen.

 

Estos electores tienen la impresión de que la ascensión social es cada vez más difícil y el sentimiento de que los partidos de izquierda han fallado, abandonando poco a poco su tradicional discurso marxista para adoptar una postura favorable al libre mercado, proponiendo solamente unas medidas menores para regular el nuevo sistema neoliberal. El FN buscó entonces diversificar su discurso apropiándose temáticas sociales, como, por ejemplo, la defensa de la seguridad social. Una de las estrategias empleadas fue distribuir folletos simulando una carte Vitale (tarjeta del seguro médico francés) que indicaba “Con Marine, protejamos 100% la salud de los franceses”, para posicionarse claramente en contra de una posible privatización del sector.

 

Este discurso humanista contribuyó, así, a dar una imagen aceptable del partido de ultraderecha que tiene, sin embargo, otras ideas totalmente intolerables, como el rechazo visceral hacia los extranjeros y los musulmanes. La tendencia hacia un discurso social es parte de un esfuerzo de “desdiabolización” del FN que empezó cuando Marine Le Pen llegó a la presidencia del partido en enero de 2011. Además de obtener la simpatía de las clases populares, históricamente de izquierda, esta nueva dirección tenía que hacer olvidar las posiciones antisemitas de Jean-Marie, que repulsaba a millones de electores potenciales.

 

Hasta ahora, esta estrategia es exitosa. Sin embargo, parece que para continuar convenciendo a muchos electores de las clases populares, en el futuro el FN tendrá que combatir un nuevo adversario: la Francia Insumisa (FI) de Jean-Luc Mélenchon, movimiento de izquierda comparable a Podemos en España, que obtuvo un resultado inédito de 19% en la primera vuelta. La FI llegó incluso primera en muchas ciudades populares de Francia, como en el suburbio parisino o en Marsella. Tal vez, próximamente, esta izquierda ciudadana logrará atraer a más electores de las clases populares, hoy en día muy divididas electoralmente.

 

Fuente: Excelsior 

Twitter: @anahuac

 

Contacto

Sierra Mojada 620, Oficina 502
Torre Magnum
Colonia Lomas de Chapultepec
11000  México, D.F.

Teléfonos:
(52 55) 5202-3776
(52 55) 5202-3029

Email:
info@consejomexicano.org