Imprimir

Capitalización de los bancos

Escrito por Roberto Newell el .

( 0 Votes ) 

roberto newell

Reforma 

La banca comercial internacional está pasando por un periodo tremendo. Las crisis gemelas de Estados Unidos y Europa les han generado problemas en sus portafolios de inversión muy significativos y han causado que se endurezcan las reglas para la capitalización de los bancos.

 

Durante los últimos 2 años, las autoridades financieras de varios países han exigido a las instituciones que supervisan que preparen simulaciones financieras (stress tests) con el fin de determinar si cuentan con el capital requerido para enfrentar situaciones financieras desfavorables que afectarían el valor de los préstamos e inversiones en que están invertidos los recursos captados. Los stress tests sirven para identificar el grado de exposición de las instituciones a diversos tipos de riesgos. Los resultados de estas pruebas sirven para que las instituciones y las autoridades pacten los ajustes que los bancos harán para fortalecer su situación financiera y hacerse menos vulnerables a las condiciones del entorno económico.

Los bancos comerciales son especialmente sensibles a las condiciones macroeconómicas. Esto se debe a que operan con índices de apalancamiento elevados. Pequeños cambios en las condiciones económicas generales pueden provocar grandes cambios de valor a los componentes de la cartera de préstamos. Estos ajustes generalmente están correlacionados: lo que perjudica a la cartera de préstamos al consumidor, generalmente también tiene un impacto negativo sobre el valor de la cartera de préstamos hipotecarios y/o la cartera de préstamos comerciales de las empresas. Por ello, si las carteras de los bancos no están fuertemente diversificadas, las condiciones macroeconómicas pueden dar fuertes golpes al valor de los activos en riesgo y el capital que los respalda.

Para colmo, para maximizar el valor de los recursos captados, las tesorerías de los bancos están obligadas a invertir los recursos captados en activos financieros que generalmente no son de inmediata realización. Esto significa que una institución bancaria bien manejada normalmente opera con márgenes de liquidez bastante reducidos. Aunque operar con un colchón de liquidez es más cómodo, hacerlo significará asumir un costo de oportunidad muy alto. En consecuencia, lo que hace que manejar un banco sea diferente y más difícil que operar una empresa común y corriente es que los bancos son particularmente sensibles a los ciclos económicos y a cambios en los mercados de dinero que modifican la disponibilidad de recursos líquidos.

Los stress tests que se hicieron recientemente a los principales grupos financieros de Europa revelan que hay un conjunto de instituciones que necesita más capital. Tres de estas instituciones (BBVA, HSBC y Santander) operan filiales en México. Juntas estas empresas representan una proporción alta del sector bancario del País. Si a esta lista sumamos a Banamex, cuya matriz americana -Citigroup- también necesita cerrar una brecha de recursos de capital, el resultado neto es que la banca comercial mexicana está implicada en las crisis financieras gemelas, vía la situación financiera de sus socios mayoritarios.

Las filiales mexicanas de los bancos internacionales arriba citados están en buenas condiciones financieras. Pero esto no significa que su futuro económico esté libre de complicaciones: Primero, porque las matrices están urgidas de recursos de capital, que parcialmente pueden obtener en México si en vez de reinvertir sus utilidades, pagan dividendos a la matriz. Segundo, porque los Consejos de una o más de estas instituciones pueden decidir vender sus operaciones mexicanas para hacerse de capital fresco.

Los resultados de los stress tests de los dos bancos españoles citados anteriormente muestran que tanto BBVA y Santander requieren alrededor de 4.5 mil millones de euros de capital adicional. Si los propietarios de estos bancos decidieran cubrir sus faltantes vendiendo todo o parte de sus operaciones mexicanas, podrían resolver sus problemas de capitalización de un solo golpe.

A ojo de buen cubero, el valor neto del negocio de BBVA en México es de cuando menos 20 mil millones de millones de dólares, o sea más de cinco veces de lo que se requiere para cerrar la brecha de capital de esa institución, mientras que las operaciones de Santander en México han de tener un valor aproximado de cuando menos 8 mil millones de dólares, o sea, el doble de lo que requiere la matriz para saldar sus necesidades de capital en Europa.

Para cualquiera de los grupos financieros mencionados, la decisión de vender sus negocios en México no sería fácil. Estas empresas ven a México como una parte clave de su portafolio de negocios; pero si las condiciones en Europa (o EU) se siguen deteriorando, puede llegar el momento en que decidan desprenderse de sus negocios en México. Dicen que los bienes son para aliviar los males; estos casos podrían ilustrar este aforismo.

Contacto

Sierra Mojada 620, Oficina 502
Torre Magnum
Colonia Lomas de Chapultepec
11000  México, D.F.

Teléfonos:
(52 55) 5202-3776
(52 55) 5202-3029

Email:
info@consejomexicano.org